Análisis

La super-explotación del agua en Baja California

Entender el metabolismo del agua (su apropiación, consumo, circulación, transformación y excreción) y su vínculo con los procesos económico-políticos en la región de Baja California es una tarea sumamente compleja y laboriosa. Esto se debe a que el agua es un elemento que se inserta prácticamente en todas las actividades humanas. El agua es un valor de uso que entra como condición general para la reproducción de toda forma de vida, así como materia prima básica en casi cualquier proceso productivo (agricultura, minería, industria, servicios, etcétera). El agua sirve para generar energía, para hacer funcionar las urbes, para transportar personas y mercancías, para hacer producir la tierra en el campo, para regular el clima y los ecosistemas. Con el agua la sociedad forma paisajes, lugares y regiones y delimita territorios, países y hasta continentes. En el ciclo hidrológico el agua se evapora, se condensa, se precipita, se escurre, se filtra y se conecta con la atmósfera, las montañas, la tierra y el subsuelo. El agua se encuentra en los océanos y mares, en corrientes subterráneas y superficiales (ríos, arroyos, canales), en el subsuelo (acuíferos, mantos freáticos, vapor geotérmico, etc.), en depósitos terrestres (lagos, lagunas, humedales, presas, embalses, etc.), en el suelo en forma de humedad, en la atmósfera (nubes, vapor, humedad), en casquetes glaciares o nieve y en todos los seres vivos (plantas y animales, incluyendo el ser humano). El agua se bombea, se extrae con pozos o en contenedores, se mueve en ríos, canales, acueductos, tuberías y otras redes hídricas; se potabiliza, se trata o se depura, se desaliniza, se contamina y se recicla; se embotella, se purifica y se filtra; se congela, se evapora, se convierte en líquido y viceversa. El agua en extrema escasez genera crisis (sequías), pero también en extrema abundancia (inundaciones). El agua es fuente de salud y de enfermedad, de prosperidad y decadencia. El agua es un derecho humano, un bien común y una riqueza social fundamental, pero también es considerada un bien económico y una mercancía. Es por eso que es llamada el oro azul. El agua es un recurso estratégico, factor de poder político, de seguridad nacional, de conflictos y hasta de guerras. El agua se distribuye heterogénea y desigualmente en el conjunto del espacio mundial, por lo que su uso y acceso a escala global es geográficamente complejo y asimétrico. Sin agua no hay vida. Sin agua ningún tipo de sociedad puede existir.

Sigue leyendo

Anuncios
Estándar