Análisis, Historia

La geografía de la rebelión magonista en Baja California

(Nota: Haz clic en los extractos de los periódicos Regeneración para consultar la edición completa de los mismos)

A 107 años de la toma de Mexicali y del inicio de la revolución magonista en la Baja California

No, lacayos de Porfirio Díaz y de Madero, no tratamos los liberales de disgregar la Baja California del resto de México. No nos conformamos con tan poca cosa. La Baja California será la base principal de nuestras operaciones para llevar la Revolución Social a todo México y a todo el mundo.

Ricardo Flores Magón[1] 

El 29 de enero de 1911 un grupo de aproximadamente 30 guerrilleros[2] al mando de José María Leyva y Simon Berthold, tomó por las armas el poblado de Mexicali. Con este hecho dio comienzo la campaña del Partido Liberal Mexicano (PLM) en la Baja California, la cual duraría hasta junio del mismo año.

triunfo_mexicali_04021911.png

Portada del Periódico Regeneración. 4 de febrero de 1911.

¿Cómo era Baja California en aquel entonces? ¿Dónde estaba ubicada la población, las riquezas y las principales actividades económicas? ¿Qué intereses político-económico existían? ¿Cómo era la relación territorial con la Alta California? ¿Por qué iniciar la lucha revolucionaria en Baja California? ¿Cuáles fueron las causas del fracaso de la insurrección? ¿Puede la Geografía aportar elementos para comprender la génesis y el devenir de este movimiento? Esas son las preguntas que intentamos responder en este texto.

El territorio bajacaliforniano

Cuando los colonos españoles llegaron a la Baja California creyeron que era una isla. Por mucho tiempo, en los hechos funcionó como tal. El mar que separaba a la Península del resto de México era el Desierto de Altar, el cual constituía una barrera difícil e infranqueable en las rutas misioneras que se dirigían a la costa de San Francisco.

El norte de Baja California se ha dividido históricamente en dos regiones: la zona costa, que incluye a Tecate, Tijuana, Rosarito y Ensenada, y la zona valle de Mexicali[3]. Esta división parte, tanto de las características geofísicas de la península, como de la relación histórica de México con Estados Unidos.

La península es atravesada de norte a sur por una extensa sierra, que en su parte norte se denomina Sierra de Juárez. En el lado oeste de la sierra, en la costa del Pacífico, donde se localiza Tecate, Tijuana, Rosarito y Ensenada, el ecosistema está formado en su mayoría por chaparral y matorrales. Del lado este, la sierra delimita el Desierto de Sonora y abarca el lado mexicano del Delta del Río Colorado, del cual forma parte el valle de Mexicali.

Mapa_Zonas_BC

En cuanto a la relación binacional, tras la Guerra México-Estados Unidos y la invasión norteamericana en México, que conlleva a la firma del Tratado Guadalupe-Hidalgo en 1848 y la posterior Venta de La Mesilla en 1853, se fijan los límites internacionales actuales entre ambos países, separando a la gran región de las Californias en la Alta California (aunque los estadounidenses la nombraron sólo California, como también se autonombran sólo “América”) y la Baja California. A su vez, esta línea fronteriza dividió en dos al Delta del río o también llamado en ese entonces, Desierto del Colorado, formando lo que hoy son los Valles de Mexicali e Imperial.

La “venta” de La Mesilla significó a su vez el despojo a México del trayecto de paso histórico que conectaba terrestremente a la Baja California con el conjunto del territorio nacional[4]. La única forma de llegar por tierra al Valle de Mexicali era a través de territorio estadounidense, lo que significó un pronunciado aislamiento de la Península respecto del resto de México y una mayor integración con Estados Unidos. El único medio de conexión de esta región (la parte norte de BC) con el resto del país lo constituía el Puerto de Ensenada y otros puertos de menor escala.

VentaLaMesilla

Población

En 1911, la Baja California se dividía administrativamente en dos grandes Distritos: el Norte y el Sur (que después se constituyen en lo que hoy son los estados de BC y BC Sur), separados por el paralelo 28॰, concentrándose la mayor parte de la población en el Distrito Sur (en 1910, dicho distrito estaba poblado por 42,512 habitantes, frente a 9,760 personas en la parte norte). Esta concentración se debía a que las principales actividades económicas de la Península se encontraban en la zona meridional, como las pesquerías de perlas y la minería con la compañía El Boleo (de origen francés), además de la comunicación más fácil con el resto del país. Por el contrario, en el Distrito Norte, los gran concentración de tierras por compañías extranjeras, el relativo aislamiento territorial respecto al conjunto del país y el poco desarrollo que hasta entonces había tenido la región fronteriza, contribuía al escaso crecimiento demográfico[5]. Cabe señalar que durante las administraciones de Manuel González y Porfirio Díaz se hicieron extensas concesiones de tierras a capitales extranjeros (estadounidenses, franceses, ingleses) abarcando casi toda la Península (una de estos casos fue la concesión Hüller que abarcaba tan sólo 7,366,782 hectáreas).

Como mencionamos antes, en 1910 la población del Distrito Norte de Baja California era de 9,760 habitantes, de los cuales 5,966 eran hombres y 3,794 mujeres. Las principales localidades eran Ensenada, la capital del distrito en ese entonces, la cual contaba con 2,965 habitantes; seguida de Mexicali, con una población de 1,417 habitantes y Tijuana, con 956 pobladores[6]. El resto de la población se encontraba en El Rosario (hoy, Rosarito), Tecate, El Álamo, Calmalli[7] (al extremo sur del Distrito), Santo Tomás, San Telmo, San Quintín, Real del Castillo y Los Algodones (ver tabla 1).

 Tabla 1: Población en Baja California, 1910.

Municipalidades/poblados

Hombres

Mujeres

Total

Ensenada

1,768

1,197

2,965

Mexicali

989

428

1,417

Tijuana

705

251

956

El Rosario

491

426

917

Tecate

430

262

692

El Alamo

333

232

565

Calmalli

316

246

562

Santo Tomás

244

201

445

San Telmo

204

182

386

San Quintín

199

139

338

Real del Castillo

174

148

322

Los Algodones

113

82

195

Total

5,966

3,794

9,760

Fuente: Tercer Censo de Población de de los Estados Unidos Mexicanos Tomo I. En línea en: http://www.beta.inegi.org.mx/contenidos/proyectos/ccpv/1910/1910_p1.pdf.

Como podemos observar en el mapa 1, la mayor parte de la población estaba ubicada en la zona costa del estado, en las localidades de Ensenada, Tijuana, El Rosario, Real del Castillo, El Álamo, Santo Tomás, San Telmo, San Quintín y Tecate. Si sumamos a sus habitantes, dicha zona concentraba 7,586 personas, lo que constituye más de tres cuartas partes (77.7%) del total de población en el Distrito. La población de Mexicali, su valle (cucapás y rancherías) y Los Algodones  sumaba tan sólo el 16.5% del total. Esta condición demográfica influyó quizás en la estrategia de los magonistas por iniciar la rebelión tomando en primer lugar el poblado de Mexicali y de ahí avanzar el resto de las poblaciones y principalmente, hacia la zona costa, donde se localizaba, a su vez, la capital del Distrito[8].

Mapa 1: Población en el Distrito Norte de Baja California en 1910

Mapa_poblacion_dtto_norte_bc_1910

Ahora pasemos a analizar las riquezas e intereses político-económico en la Baja California.

La economía

Como mencionamos anteriormente, la mayor parte de las actividades económicas (perlíferas, mineras, etc.) de la Península se encontraban en el Distrito Sur, las cuales eran controladas en su mayoría por empresas extranjeras (francesas, inglesas, estadounidenses). En el Distrito Norte ocurría el mismo escenario. En la zona costa, la International Company of Mexico, de capital inglés y norteamericano, comenzó en 1886 el proyecto urbanístico que constituiría el puerto más al norte del Pacífico: Ensenada. Se desarrolló el muelle, comercios, bodegas vinícolas y una incipiente industria[9]. Existían, además, teléfonos, telégrafos y hoteles. La importancia principal del puerto era su conexión con San Diego y San Francisco (ambos puertos se constituyeron como la punta de lanza del capitalismo norteamericano en la Cuenca del Pacífico), ya sea por vía marítima o terrestre. Asimismo, era un puerto de paso de los navíos de vapores que zarpaban de San Diego rumbo a Guaymas y otros puertos del sur de México, y constituía el centro de tráfico y comercio de los ranchos y distritos mineros del interior de la Península hacia territorio estadounidense. Es por esa importancia que en 1882 es designada capital del Distrito Norte.

Por su parte, en Tijuana las principales actividades económicas estaban ligadas al comercio y al turismo, las cuales eran impulsadas por extranjeros, mayormente norteamericanos; además de las actividades relacionadas con la aduana, la cual era el paso terrestre hacia San Diego[10].

Tecate contaba con ranchos agrícolas y algunos sitios mineros (con yacimientos de oro, plata, mármol y cuarzo). En 1908 llega el ferrocarril que conecta a Tecate con San Diego (ver mapa principal) y desata la economía local. Se desarrolló una fábrica de malta, la siembra de cebada, un molino de aceite vegetal y bodegas de vinos. La mayoría de estas actividades estaban controladas por la International Company of Mexico [11].

La bahía de San Quintín se construyó en 1887 como un ambicioso proyecto urbanístico a cargo de la empresa inglesa Mexican Land and Colonization Company. Se constituyó como colonia agrícola y contaba con un muelle, caminos, una red de suministro de agua potable y el primer molino de harina de la región. El plan fracasó en su intento de conectar vía ferrocarril con el Puerto de San Diego[12].

El resto de las localidades en las sierras (El Álamo, Real del Castillo, San Telmo, Calmalli,) eran poblados mineros, también controlados en su totalidad por capitales extranjeros.

En cuanto a la zona valle, en 1883, Guillermo Andrade, cónsul de México en Los Angeles, California, adquirió del gobierno de Porfirio Díaz los derechos para deslindar y colonizar poco más de 300 mil hectáreas del delta del Río Colorado, abarcando lo que hoy son los valles de Mexicali y San Luis Río Colorado.

En 1900, 10 años antes de la rebelión, Mexicali no existía como tal (ver mapa 2).  El interés por explorar y explotar la región comenzó años atrás con la construcción del ferrocarril Southern Pacific, en el sur de California. Los ingenieros topógrafos que buscaban una ruta para el trazo de la vía ferroviaria notaron que el Desierto del Colorado se encontraba en un nivel más bajo que el Río Colorado, teniendo su parte de mayor depresión en el Lago de Salton (Salton Sink), en el lado estadounidense, por lo que era un área susceptible a ser irrigada mediante gravedad.

CGF.BC.M2.V8.0683-1.5

Mapa 2: Norte de Baja California, 1900.

Tiempo después, la California Development Company (CDC), determinó, tras una serie de estudios, que las aguas del Río Colorado podían ser conducidas por gravedad al Valle Imperial a través del Álamo, un canal ubicado en el lado mexicano (ver mapa principal). En 1900, sin contar con el permiso del gobierno mexicano, la CDC comenzó las obras de adecuación del canal y del terreno para mover las aguas hacia el norte de la línea divisora. En mayo de 1901 comienza a funcionar la infraestructura hidráulica para irrigar el Valle Imperial[13].  

Fue hasta 1904 que Porfirio Díaz otorgó un permiso para servidumbre de paso del Canal Álamo, estableciendo que la mitad del volumen transportado sería para irrigar el lado mexicano del delta. Ese mismo año, Andrade vendió sus derechos sobre el lado mexicano del delta a la Colorado River Land Company (CRLC), una empresa formada por poderosos empresarios y políticos de California, como lo fue el general Harrison Gray Otis, dueño del diario Los Angeles Times, y su yerno, Harry Chandler, a la postre propietario de uno de los más grandes imperios de bienes raíces en Estados Unidos. Es así que Mexicali nace como una expansión de la frontera agrícola del sur de California, controlada por capitales estadounidenses y como territorio de paso de aguas (función que perdurará hasta la actualidad). Por otra parte, la naciente y poderosa agricultura del Valle Imperial dependía totalmente de un canal ubicado en territorio mexicano, hecho que provocó nuevos intentos de la burguesía estadounidense por correr la línea divisora hacia el sur.

CGF.BC.M1.V1.0013-1.17

Mapa 3: Canal Álamo.

Asimismo, la traza urbana tanto de Calexico como de Mexicali fue diseñada integrada y desigualmente por las compañías estadounidenses. Calexico se edificó como la colonia de los patrones, con edificios administrativos y viviendas, mientras que Mexicali fue diseñada como lugar donde se ubican las colonias de trabajadores, comercios, pequeñas casas y bodegas.

terrenos_crlc.jpg

Mapa 4: Tierras adquiridas por la CRLC.

¿Por qué contamos con tanto énfasis la historia de la Colorado River Land Company y del Canal Álamo? Porque los dueños de La Colorado fueron los principales enemigos de la revuelta magonista en Baja California y porque la protección de dicho canal fue un elemento central para el combate de la insurección.

La Península de Baja California había sido (y sigue siendo) objeto de numerosos intentos de ocupación, anexión e invasión por parte de la burguesía californiana y otros grupos de poder. Son decenas los casos documentados de dichos planes para convertir a la Baja California en territorio estadounidense o proclamarla una república autónoma, independizándola al estilo texano. ¿Será debido a la alta concentración de riquezas, minerales, tierras y aguas en manos de extranjeros a inicios del siglo XX que dichos intentos atenuaron? Baja California estaba, en los hechos, ocupada por fuerzas extranjeras: las fuerzas del capital.

El inicio de la revuelta

La Bandera Roja ondea victoriosa en Mexicali, ostentando el lema: Tierra y Libertad,  
que es la santa aspiración de los libertarios mexicanos.”
Ricardo Flores Magón, 1911

La paz porfiriana[14] que se vivía en la región se vio interrumpida por la irrupción del ejército magonista en el punto más al norte de la República mexicana.

En 1911 el poblado de Mexicali contaba con alrededor de 500 habitantes. El resto de la población lo constituían los poblados cucapás y rancherías dispersas por el valle. Meses antes de la incursión armada, los magonistas Fernando Palomares, Camilo Jiménez y Pedro Ramírez Caule habían iniciado una campaña entre indígenas y rancheros para sumarse al movimiento, recorriendo el valle para localizar ranchos y aguajes que sirvieran a la insurrección. Margarita Ortega, miembro del PLM desde 1910, también participó en Mexicali; fue propagandista, correo, enfermera, condujo armas y en algunos casos fue combatiente[15]. La campaña previa del PLM surtió efecto. A los dos días de la toma, el grupo creció a 60 magonistas.

Días después del primer ataque, el general Otis solicitó al gobierno de su país intervenir en el conflicto para proteger su enorme latifundio y las obras hidráulicas en el Canal Álamo[16]. En respuesta a la petición, el presidente estadounidense, William Howard Taft, envió 20 mil soldados a la frontera para apoyar a los federales mexicanos y evitar que los rebeldes pudieran pasar armas y alimentos de Calexico a Mexicali. Dichos soldados se postraron en San Isidro, California y Yuma, Arizona. En las costas de San Diego se concentró la flota norteamericana del Pacífico.

El enfrentamiento entre Otis y el PLM no era una batalla menor, ni nueva. El dueño de La Colorado (como también se le conocía a la CLRC) fue un cercano aliado de Porfirio Díaz. Desde su prestigiado periódico, el LA Times, se dedicó no sólo a combatir al movimiento obrero del sur de California, sino también al propio movimiento magonista, que tenía su base de operaciones en Los Angeles.

Tras la irrupción liberal, Otis, en compañía de su yerno Chandler y su socio, William Randolph Hearst, desataron una intensa campaña difamatoria en sus influyentes diarios (aparte del LA Times, incluía a Los Angeles Examiner, San Francisco Chronicle y The San Diego Union) para neutralizar ante la opinión pública a las tropas del PLM, acusando a los magonistas de filibusteros con pretensiones de separar a la Baja California del resto de México.

El objetivo de fondo de Otis y compañía era justamente de lo mismo que acusaban a los magonistas: anexar a la Baja California a Estados Unidos so pretexto de acabar con la insurrección armada[17]. Así quedó demostrado con la incursión de Dick Ferris, cómico y político estadounidense, quien estaba estrechamente vinculado con Otis y Chandler. Ferris declaró que se proponía adquirir el territorio de Baja California mediante compra o por la fuerza. Para ello envió una carta a Porfirio Díaz manifestando sus intenciones y publicó diversos artículos periodísticos en los que llamaba a organizar una incursión armada para ocupar el territorio bajacaliforniano.[18] Asimismo, otro de los objetivos de Ferris era vincular su campaña anexionista con los magonistas, como estrategia para deslegitimarlos. Como consecuencia de estos planes, se formaron grupos ciudadanos en “defensa de la integridad nacional”, que tenían como objetivo combatir a los liberales. Es importante mencionar esto ya que en los discursos oficiales se sigue relacionando a los magonistas con Ferris, tal es el grado del efecto de dicha campaña que en Tijuana se continúa conmemorando el 22 de junio la Defensa Heroica de la ciudad, en la que [cito textualmente a la prensa actual] “Tijuana tuvo que ser defendida de la invasión filibustera encabezada por mercenarios al servicio de los capitalistas estadounidenses que pretendían incorporar a Baja California al territorio estadounidense” y se menciona a Ferris como uno de los impulsores.

Id a la Baja California, desheredados, pero no a luchar contra nuestros hermanos, sino a tomar posesión de la tierra para que la trabajéis en común.”,

Ricardo Flores Magón, 1911

Dos semanas después de la incursión inicial se llevó a cabo el primer enfrentamiento entre la columna liberal y las fuerzas federales al mando del Coronel Celso Vega, Jefe Político del Partido Norte de la Baja California. La batalla se llevó a cabo el 15 de febrero, en la que salieron triunfantes los rebeldes magonistas. Muchos federales, tras ver caer en combate a sus compañeros y mandos, huyeron hacia el norte de la frontera, donde fueron detenidos y desarmados por las fuerzas estadounidenses. El coronel Vega fue herido gravemente por un tiro que le destrozó la quijada. 150 liberales vencieron en una gloriosa acción a más de 200 federales[19].

Enviamos nuestro aplauso a nuestros abnegados hermanos que combaten en Mexicali. La gloria ha comenzado a alumbrar  sus limpias frentes, frentes de hombres emancipados que luchan por principios generosos.

Ricardo Flores Magón, 1911

Tras dicha batalla los magonistas ganaron un enorme prestigio a lo largo de la frontera. Las fuerzas liberales aumentaban todos los días, tanto que hacían falta armas para enrolar a los nuevos voluntarios. El ejército magonista llegó a tener 500 integrantes, de los cuales aproximadamente 100 eran estadounidenses, entre los que se incluían obreros anarquistas, socialistas y comunistas pertenecientes a Industrials Workers of the World (IWW), a la Federación Americana del Trabajo y a la Western Federation of Miners, entre otras organizaciones. También se unieron europeos, canadienses, australianos e incluso africanos[20]. Era un auténtico ejército internacionalista.

Sobre la reputación ganada, Magón escribió:

La resonancia que tuvo el triunfo de nuestros compañeros en Mexicali contra los soldados federales mandados por el Coronel Vega, ha hecho que afluya a aquel lugar un crecido número de voluntarios a quienes es imposible dar armas por lo pronto. Si hubiera mil fusiles disponibles, mil hombres los tomarían en seguida ansiosos de prestar su ayuda a la causa del proletariado[21].

La noche del 21 de febrero ocurrió una segunda victoria de los insurrectos. Un destacamento de 25 liberales se trasladó de Mexicali a Los Algodones, tomando el tren Inter-California en la Estación Packard y haciéndolo retroceder hasta la aduana de Los Algodones. Al llegar al poblado se dirigieron inmediatamente al cuartel local e hicieron fuego contra los rurales, cuerpos policiacos federales montados asignados a zonas rurales. En el ataque resultaron muertos el Jefe de los Rurales, Cecilio Garza y el Jefe de la Aduana, Tomás Beléndez. El resto de los oficiales huyeron al lado americano, refugiándose en el poblado de Andrade. Los magonistas se apoderaron de armas, municiones, víveres y el dinero de la Aduana.

Posteriormente los rebeldes incendiaron las oficinas de la aduana y la residencia de los inspectores aduanales y regresaron con su botín en el mismo tren. Fue otra victoria sin ninguna pérdida del lado liberal[22].  

En esos días, José María Leyva envió un telegrama al presidente Taft, protestando enérgicamente contra el permiso concedido a Porfirio Díaz para pasar tropas mexicanas por territorio norteamericano para atacar a los insurgentes. Leyva declaró en su telegrama que, si tal permiso era dado, las fuerzas del PLM impedirían el paso de esas tropas atacándolas antes de cruzar la frontera.

Ante los triunfos rebeldes, la CRLC solicitó y obtuvo del gobierno de Porfirio Díaz permiso para que operaran a su cargo las llamadas guardias blancas, grupos armados cuya función era proteger los intereses extranjeros en el Valle. Henry Lane Wilson, embajador norteamericano en México, comunicó al Departamento de Estado de su país que el gobierno federal mexicano aprobó el ofrecimiento y autorizó la ocupación de guardias no uniformados que serían colocados en las nóminas de la empresa, como si fueran empleados de la misma. Tras el fin de la revuelta magonista, dichas guardias continuaron combatiendo cualquier intento de organización de los campesinos en el valle a lo largo de casi 30 años.

Todos los compañeros que componen la fuerza liberal muestran una moral muy levantada y están resueltos a conquistar la Baja California para los pobres. La Bandera Roja, con su lema, Tierra y Libertad, está izada en lugar prominente y es saludada con entusiasmo por los bravos de la guarnición liberal.”

Ricardo Flores Magón, 1911

A inicios de marzo llegó a Ensenada un cañonero con 700 soldados y dos ametralladoras[23]. Días después los liberales atacaron Tecate, siendo repelidos por los federales. Posteriormente un grupo de 200 rebeldes logró tomar El Álamo, localidad al sureste de Ensenada. Ahí Simón Berthold resultó herido de muerte.

triunfo_alamo_01041911

Portada del diario Regeneración. 1 de abril de 1911.

El coronel Miguel Mayol, con 400 hombres del 8vo Batallón de Infantería, salió de Ensenada rumbo a Mexicali, dirigiéndose al valle para proteger las obras de irrigación en el delta del Río Colorado, principalmente el Canal Álamo.  Las tropas a cargo de Mayol tuvieron un enfrentamiento con las fuerzas liberales el 8 de abril, resultando muerto el jefe rebelde, William Stanley. Después de esa fecha, los liberales se replegaron hacia la Sierra Juárez, el Álamo y las poblaciones en la costa de San Vicente, donde se realizaron algunas acciones. En Mexicali se quedó un pequeño destacamento al mando de Rodolfo Gallegos.

bandera_roja_marcha_ascendente

Periódico Regeneración. 8 de abril de 1911.

bandera_roja_gana_terreno_22041911

Periódico Regeneración. 22 de abril de 1911.

El 8 de mayo, la Segunda División Ejército Liberal a cargo del combatiente de origen galés Carl Ap Rhys Pryce, tomó la ciudad de Tijuana y el día 13, el poblado de San Quintín. La batalla en Tijuana le dio un enorme prestigio al movimiento magonista, aún más que la ganada con la toma de Mexicali y los combates posteriores. Tijuana duró tomada 44 días. Además de dichos lugares, los magonistas habían tomado Santo Tomás, San Telmo y Santa Catarina en la zona oeste de la península. El objetivo militar central era tomar la capital del Distrito, Ensenada.

victoria_tj_15051911

Portada del diario Regeneración. 13 de mayo de 1911.

El ocaso de la rebelión

Ese mismo día, el 8 de mayo, las fuerzas maderistas atacaron Ciudad Juárez. La incursión armada se dio incluso contra la voluntad del propio Francisco Madero, quien ordenó no disparar al ingresar a la ciudad, lo cual fue desobedecido por los combatientes[24]. El 10 de mayo los federales se rindieron y entregando la plaza. La toma de Ciudad Juárez trajo como consecuencia que el 21 de mayo un representante del gobierno de Porfirio Díaz y Francisco Madero firmaran los Tratados de Ciudad Juárez, un convenio en el cual Porfirio Díaz aceptaba renunciar a la presidencia, quedando como presidente interino su secretario de relaciones exteriores, Francisco León de la Barra, quien además había sido embajador de México en Estados Unidos dos años atrás y durante su cargo se había dedicado a tareas de inteligencia y espionaje para perseguir y sabotear las actividades del PLM.

Con dicho pacto los maderistas acordaban el fin de las hostilidades entre el gobierno federal y la Revolución, llamando a la paz a las fuerzas beligerantes. Los magonistas llamaron traidor a Madero y desconocieron los acuerdos. El motivo del rechazo fue porque los magonistas, al igual que los zapatistas en Morelos, acusaban a Madero de representar los intereses de un sector de la burguesía y no los verdaderos anhelos libertarios del pueblo. Además, Madero ya había traicionado a los magonistas anteriormente al desarmar y encarcelar a varios miembros del PLM quienes se negaron a reconocerlo como Presidente Provisional de la República Mexicana y al prohibir la entrada del diario Regeneración a México[25]. Tras el pacto, Madero se sumó a la campaña de desprestigio hacia los magonistas acusándolos de filibusteros.

Posteriormente, el general Otis se entrevistó con Madero en Texas y le solicitó su apoyo para combatir a los magonistas en Baja California. Madero ordenó el 1 de junio al presidente León de la Barra el envío de tropas al norte de la Península. El 22 de junio llegaron a Tijuana con un ejército formado por tropas de la compañía fija y apoyo del Octavo Batallón procedente de Sinaloa, además de los grupos en defensa de la integridad nacional antes mencionados. Se libraron distintos combates entre ambas fuerzas, teniendo como punto culminante el choque armado en Lomas de Agua Caliente, tras lo cual los magonistas fueron vencidos. Insistimos en resaltar los motivos de la revuelta del PLM, ya que, como mencionamos, este hecho es visto como una victoria heroica en la que patriotas mexicanos expulsaron a un ejército invasor.

Por su parte, a Mexicali llegó un escuadrón al mando del Mayor Esteban Cantú, ordenando a los rebeldes entregar las armas. Ante la disparidad de fuerzas y con el apoyo del gobierno de Estados Unidos a Madero, los rebeldes magonistas en Mexicali se rindieron el 27 de junio de 1911. La revolución del PLM en Baja California había sido socavada.

Una de las causas del fracaso fue la reconfiguración del tablero de guerra nacional. Después del Pacto de Ciudad Juárez, el escenario bélico para el nuevo gobierno no era el mismo que tenía Porfirio Díaz, quien debía distribuir a las fuerzas federales disponibles en varios frentes: con los maderistas en Chihuahua, los zapatistas en Morelos y los magonistas en Baja California, además de varios otros lugares donde se estaban dando revueltas populares. El objetivo militar principal de Madero a la llegada al poder (aunque él aún no era presidente, representaba la mano detrás del poder) fue aniquilar a las fuerzas del Partido Liberal Mexicano postradas en el noroeste del país.

A las causas de la derrota se sumó la condición de aislamiento de Baja California respecto del conjunto de territorio nacional. La principal vía nacional de entrada al norte de la Península era el puerto de Ensenada, el cual estaba ocupado por los federales. Las vías de ferrocarril que entraban al territorio (en Tijuana-Tecate y Mexicali) eran conexiones con California y Arizona controladas por compañías estadounidenses. Asimismo, Madero, al igual que Díaz, contaba con el apoyo militar del gobierno de Estados Unidos, el cual desplegó un gran número de sus fuerzas militares en puntos estratégicos al otro lado de la línea fronteriza, cortando comunicaciones y la fuente de suministros y armamento de norte a sur. Recordemos que el mando político-militar del PLM se encontraba en Los Ángeles, sede de la junta revolucionaria. La barrera que interpuso el gobierno de Estados Unidos cortó las comunicaciones de la dirección y de su principal lider, Ricardo Flores Magón, con las fuerzas militares en la Baja California, lo que contribuyó también al fracaso.

Otra ayuda del gobierno estadounidense a Madero fue el perseguir y poner en prisión el 14 de junio de 1911 a los hermanos Magón, Librado Rivera y Anselmo L. Figueroa, todos miembros de la dirección del movimiento revolucionario. Mientras Madero operaba libremente desde territorio norteamericano, el gobierno de dicho país encarcelaba a la Junta del PLM.

prision_junta_plm_16061911

Periódico Regeneración. 16 de junio de 1911.

También, a diferencia de lo que ocurrió en otros momentos y lugares de la Revolución Mexicana en el periodo de 1910-1921, la falta de vías de comunicación con el resto del país limitó las posibilidades de extender de manera más efectiva la rebelión a otras poblaciones, como sí ocurrió con la División del Norte al mando de Francisco Villa, la cual movió rápidamente sus fuerzas e influencia territorial utilizando el sistema ferroviario construido por Porfirio Díaz para extraer recursos y controlar militarmente al país.

Finalmente, las promesas de Madero (incumplidas después) y la idea de que el motivo de la Revolución era sólo acabar con la dictadura de Porfirio Díaz, restaron simpatizantes al PLM y atenuaron la agitación y movilización del pueblo oprimido.

Muchos investigadores afirman que le heterogénea composición del ejército magonista, en especial la gran presencia de extranjeros en sus filas, fue el motivo del fracaso. Sin duda, los diferentes intereses y visiones dentro de la filas liberales tuvieron un efecto adverso en las decisiones y rumbo del movimiento. Sin embargo, en base a los argumentos anteriores, podemos afirmar que la derrota de los magonistas fue obra de Madero, su alianza con el gobierno de Estados Unidos y con los poderosos empresarios norteamericanos que tenían su mirada puesta en las riquezas bajacalifornianas.

Pero claro, a final de cuentas, la historia la escriben los vencedores.

Epílogo

Ante el escenario de fracaso, Flores Magón describió en el periódico Regeneración el 16 de junio de 1911 el sentimiento imperante respecto a la extranjerización de la Baja California:

“¿Pertenece la Baja California a México? Sí, me diréis. Pues bien: la Baja California no pertenece a México, sino a Estados Unidos, a Inglaterra y Francia.

El norte de Baja California está en poder de Cudahy (empresa latifundista extranjera en el Valle de Mexicali), Otis (socio principal de la Colorado) y otros multimillonarios extranjeros. Toda la costa occidental pertenece a una poderosa compañía perlífera inglesa y la región en que está ubicada, Santa Rosalía, pertenece a una compañía francesa (El Boleo).

¿Qué es lo que tienen los mexicanos de la Baja California? ¡Nada!
¿Qué es lo que les dará a los mexicanos el Partido Liberal Mexicano? ¡Todo!

Entonces, señores patriotas, ¿qué es lo que hacéis cuando gritáis que estamos vendiendo la patria a los Estados Unidos? Contestad.

Vosotros no tenéis patria porque todo lo que hay en México pertenece a los extranjeros millonarios que esclavizan a nuestros hermanos. No tenéis patria, sencillamente porque no tenéis ni en qué caeros muertos.

Y cuando el Partido Liberal Mexicano quiere conquistar para vosotros una verdadera patria, sin tiranos y sin explotadores, protestais, echáis bravatas y nos insultais.

Al entorpecer con vuestras protestas los trabajos del Partido Liberal Mexicano, no hacéis otra cosa que impedir que los nuestros arrojen del país a todos los burgueses y toméis vosotros posesión de cuanto existe.“

A pesar de la derrota, la rebelión magonista en Baja California dejó sembrada la semilla de la lucha por la tierra y la libertad. Años después se suscitaron en el valle de Mexicali diversas luchas campesinas por la tierra y en contra del latifundio de La Colorado. Luchas como la encabezada por el coronel villista Marcelino Magaña Mejía entre 1922 y 1925 y la liderada por Doña Felipa Velázquez en 1930. Con el tiempo numerosos grupos campesinos se organizaron y la efervescencia social fue aumentando.

En 1937, tras varias solicitudes de tierras frustradas, un grupo de campesinos liderado por Hipólito Rentería y los hermanos Guillen acordó realizar una toma de tierras en el latifundio de la CRLC, con el fin de presionar al gobierno federal y acelerar la dotación de tierras. Esta acción se llevó a cabo el 27 de enero de 1937, en lo que hasta la fecha se conoce como el “Asalto a las tierras”. Tras la toma, los campesinos fueron reprimidos por el Ejército y encarcelados.

El presidente Lázaro Cárdenas se enteró de los hechos a través de una carta enviada por el grupo de labriegos como parte de su estrategia política de la lucha por la tierra, tras lo cual ordenó su inmediata liberación. Una vez en libertad, una comisión de ellos viajó a la Ciudad de México y se entrevistó con el presidente, presentando 900 solicitudes de tierras, lo que provocó la inmediata acción del gobierno federal para realizar la expropiación y el reparto agrario en el valle de Mexicali.

Hoy, las capitales extranjeros se han vuelto a apropiar del territorio, recursos, minerales, energía, tierras, litorales y aguas de Baja California. Esta vez, mediante corrupción, fraudes, tráfico de influencias y con la sumisión y colusión de la clase gobernante a los intereses privados extranjeros. A su vez, hoy, como hace 107 años, en Mexicali y en Baja California vuelve a surgir la lucha por la tierra, el agua y la dignidad. El enemigo siguen siendo empresas extranjeras: antes, la Colorado River Land Company, El Boleo, compañías inglesas y estadounidenses. Esta vez, Constellation Brands, Sempra, Suez, RWL Water, Driscoll’s, OHL, Taylor Farms, Consolidated Waters, entre muchas otras, apoyadas también desde las esferas del poder local y federal. El sujeto revolucionario sigue siendo el mismo: el pueblo bajacaliforniano que cada cuanto se levanta, echa a andar su fuerza, combate con valentía y hace temblar a los vendepatrias.

Las banderas libertarias vuelven a ondear en las tierras desérticas del noroeste mexicano. El lema sigue siendo: ¡Tierra y libertad!

 cc-logo


[1] Ricardo Flores Magón, “Notas al vuelo”, 20 de mayo de 1911. En línea en: http://archivomagon.net/obras-completas/art-periodisticos-1900-1918/1911/1911-57/ 

[2] Magón dice 30, otros investigadores dicen 19.

[3] Incluso, en términos energéticos, tanto Pemex como la CFE dividen a Baja California en dichas zonas. Asimismo, con la abrogada Ley de Aguas aprobada en diciembre de 2016, se transformaban la gestión del agua en dos organismos operadores: el Organismo Operador Metropolitano de la Zona Costa y el organismo operador para Mexicali.

[4] Se despojó del territorio por donde atravesaban las antiguas diligencias.

[5] Ernesto Lemoine Villicaña, “Evolución demográfica de la Baja California”. En línea en: http://codex.colmex.mx:8991/exlibris/aleph/a18_1/apache_media/UKXJ81E3VV6T8I31I87MITQVRKFQKX.pdf;

[6] Tercer Censo de Población de de los Estados Unidos Mexicanos Tomo I. En línea en: http://www.beta.inegi.org.mx/contenidos/proyectos/ccpv/1910/1910_p1.pdf. El total de la población del Distrito Norte de Baja California era considerada rural.

[7] Se refiere a los campos mineros Calmalli, Campo Alemán y El Arco, ubicados en la Sierra de Calmalli. Dichos campos eran importantes centros de producción de oro que se abrieron a fines del siglo XIX y principios del XX. Los tres campos llegaron a considerarse uno bajo el mismo nombre, Calmalli. Fuente: http://vamonosalbable.blogspot.mx/2012/10/el-arco-la-que-fuera-importante-escala.html 

[8] Ibid.

[9] Enrique Esteban Gómez Cavazos, “El proyecto territorial del porfiriato en la Península de Baja California: ¿Una ocupación urbana a través de company towns”. En línea en: https://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2117/108327/26BCN_GomezEnrique.pdf 

[10]  Yolanda M. García Beltrán, “La revuelta magonista de 1911 en Baja California”, en Pacarina del Sur, 2013. En línea en: http://www.pacarinadelsur.com/home/oleajes/694-la-revuelta-magonista-de-1911-en-bajacalifornia 

[11] Enrique Esteban Gómez Cavazos, “El proyecto territorial del porfiriato en la Península de Baja California: ¿Una ocupación urbana a través de company towns”. En línea en: https://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2117/108327/26BCN_GomezEnrique.pdf 

[12] Ibid.

[13] Óscar Sánchez, Crónica agrícola del Valle de Mexicali. México: UABC, 1990.

[14] Con el término “paz porfiriana” nos referimos al periodo en el cual Porfirio Díaz gobernó y “pacificó” el país a través de arduas políticas de represión, principalmente para garantizar la propiedad privada, las inversiones y los intereses de los capitales extranjeros que se asentaron en el país

[15] Yolanda Sánchez Ogás, “Revolución en Mexicali 1911”. En línea en:  http://cronistadelvalle.blogspot.mx/2010/09/revolucion-en-mexicali-1911-la.html 

[16] Específicamente le preocupaba que la revolución destruyera las obras de irrigación en el valle. (Ibid).

[17] Salvador Hernández Padilla, “El magonismo: historia de una pasión libertaria 1900-1922”, Ediciones Era, 1984, p. 147.

[18] Ferris escribió un mensaje a Porfirio Díaz al respecto: “los despachos de prensa indican la probable toma de la Baja California por los insurrectos. Esto interfiere con los esfuerzos bien organizados e influyentemente apoyados de someter a usted la proposición de que nos entregue la Baja California a una comisión de cien ciudadanos norteamericanos que sean aceptables para usted, con el fin de establecer una moderna república, con gobernantes progresistas que llevará el nombre de República de Díaz, que cambie el mapa del mundo y perpetúe su respetable nombre […] Los hombres que apoyan este movimiento están contra los revolucionarios y son previsores y progresistas espírutos norteamericanos que quieren que se les identifique y quienes tienen el mayor deseo de honrar a vuestro nombre. Esta comisión de cien tiene recursos ilimitados, individual y colectivamente […] ¿Recibirá usted oficialmente una comisión? Conteste”.  Salvador Hernández Padilla, “El magonismo: historia de una pasión libertaria 1900-1922”, Ediciones Era, 1984, p. 147.

[19] Ricardo Flores Magón, “La primera victoria de las armas liberales en la Baja California. La Bandera Roja del proletariado ondea soberana en Mexicali”, 18 de febrero de 1911. En línea en: http://archivomagon.net/obras-completas/art-periodisticos-1900-1918/1911-2/ 

[20] Yolanda M. García Beltrán, “La revuelta magonista de 1911 en Baja California”, en Pacarina del Sur, 2013. En línea en: http://www.pacarinadelsur.com/home/oleajes/694-la-revuelta-magonista-de-1911-en-bajacalifornia 

[21] “A pesar de las traiciones la Revolución netamente liberal sigue ganando terreno. La Nación se levanta imponente contra la dictadura moribunda. Las armas liberales en la Baja California”, 25 de febrero de 1911. En línea en: http://archivomagon.net/obras-completas/art-periodisticos-1900-1918/1911-2/ 

[22] Ibid.

[23] Ricardo Flores Magón, “Porfirio Díaz llora lágrimas de sangre convencido de su impotencia para dominar la rebelión. Espantado, ve abrirse a sus pies la tumba donde está próximo a rodar con su sistema de explotación capitalista. 11 de marzo de 1911.
”,
http://archivomagon.net/obras-completas/art-periodisticos-1900-1918/1911/1911-20/ 

[24] Ricardo Flores Magón, “¡Viva tierra y libertad!”, 13 de mayo de 1911. En línea en: http://archivomagon.net/obras-completas/art-periodisticos-1900-1918/1911/1911-50/ 

[25] Ricardo Flores Magón, “Las infamias de Madero y sus secuaces”, 3 de junio de 1911. En línea: http://archivomagon.net/obras-completas/art-periodisticos-1900-1918/1911/1911-69/ 

Anuncios
Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s