Análisis

El nuevo muro Mexicali-Calexico y las infraestructuras transfronterizas

El nuevo muro

Actualmente el gobierno de Estados Unidos está construyendo en la frontera Mexicali-Calexico un muro de 11 metros de alto, de los cuales 2 metros están bajo tierra. Dicha altura representa más del doble de la actual valla que divide a ambas ciudades. El muro es una variante de los ocho prototipos presentados en San Diego en octubre del año pasado por seis empresas constructoras estadounidenses (Caddel, Yates, Fisher, Texas Sterling, KWR y Elta North America[1]) y consiste en polines de acero distribuidos a lo largo de 3.6 kilómetros que comienzan en los suburbios al poniente de Mexicali y terminan en el Río Nuevo. El proyecto incluye un puente sobre dicha corriente, la cual conduce aguas negras hasta el Mar de Salton en California (ver mapa principal).

Esta obra representa el primer contrato de construcción de la valla fronteriza efectuado por el gobierno de Donald Trump. El contrato fue obtenido por la empresa SWF Constructors de Nebraska, con un costo total de 18 millones de dólares. Las obras comenzaron el 19 de febrero y se realizarán durante 300 días, concluyendo la última semana de noviembre. El término de la obra coincidirá con la inauguración del nuevo puerto fronterizo que va a sustituir parte de las instalaciones de la vieja Garita Internacional que divide el centro de ambas ciudades[2].

donald_trump_muro_sd

Foto: Trump visitando los prototipos de muro en San Diego, CA. Fuente: Wikipedia.

SWF es una pequeña empresa fundada hace un año y que aparece con un solo empleado en su oficina de Omaha. Es propiedad de Coastal Environmental Group, una compañía de construcción con sede en Edgewood, New York, que ha sido demandada decenas de veces por negarse a pagar a subcontratistas y por tener “prácticas de facturación sospechosas”[3]. Uno de estos casos fue el no pagar o pagar menos de lo acordado a 400 empleados que trabajaban en labores de limpieza relacionada con el huracán Sandy. Por la otorgación del contrato a SWF, Bennie Thompson, representante demócrata en el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, cuestionó a la titular de Homeland Security, Kirstjen Nielsen (quien visitó la obra en Calexico el 19 de abril[4]), sobre la forma en que fue efectuado el concurso de licitación[5].

El “nuevo muro” es una compostura de una valla construida en 1995 (hecha de restos de metal y asfalto reciclados), sobre la cual el gobierno estadounidense ya tenía planes de construir, así como presupuesto asignado para tal fin. Trump aprovechó tal requerimiento para instalar el nuevo modelo de muro.


El plan del magnate y político por edificar un nueva gran barrera a lo largo de más de 3,000 kilómetros de frontera entre México y Estados Unidos se encuentra actualmente detenido, ya que el Congreso federal estadounidense prohibió usar el dinero del presupuesto público para dicha obra. Si este megaproyecto no logra concretarse, el nuevo “murito” entre las ciudades de Mexicali y Calexico quedará como el único vestigio material de la política migratoria neo-fascista de Trump y su plan por edificar su “gran y hermoso muro”.

En un mitin efectuado el pasado sábado 28 de abril en Michigan, Trump manifestó amenazante que si no se logra la “seguridad fronteriza” cerrará la frontera con México. En dicho acto también aseguró que el muro se va a construir pese a todos los obstáculos. “Vamos a construir el muro, ya empezamos”, dijo. Suponemos que se refiere al muro de Mexicali-Calexico[6]. Un par de semanas antes, Trump también anunció el envío de entre 2,000 y 4,000 efectivos de la Guardia Nacional para “proteger” su frontera con México, mientras se termina de edificar su muralla[7]. Asimismo, después de llamar “animales” a los migrantes, Trump anunció negociaciones con el gobierno de EPN para convertir a México en un centro de detención migratorio y en un “filtro” para solicitantes de asilo a EU[8].

Construir un enorme muro, enviar militares a la línea divisoria, cerrar la frontera y convertir a México en un centro de detención y deportación es la política migratoria del showman Trump.

La obra en marcha es resguardada por policías municipales en el lado de Mexicali, así como agentes de la Patrulla Fronteriza, en el lado de Calexico, para evitar el paso de migrantes. Aunque la empresa que edifica el muro es de origen estadounidense, -irónicamente- la mayoría de los trabajadores tienen ascendencia mexicana.

La construcción de la obra, que implica el uso de retroexcavadoras, revolvedoras y otra maquinaria, las cuales operan prácticamente las 24 horas, ha provocado afectaciones en por lo menos 20 viviendas colindantes al cerco fronterizo, ya que las vibraciones han comenzado a dañar sus paredes y acabados. Las casas que presentan fisuras y grietas se encuentran en la colonia Fronteriza, donde actualmente avanzan los trabajos de sustitución de la valla. La obra se extenderá en dirección oriente atravesando las colonias Eligio Esquivel, Santa Clara, Revolución y Pueblo Nuevo, las cuales son mucho más pobladas y también adyacentes a la línea divisoria, por lo que se esperan más daños (ver mapa principal)[9].

Asimismo, las afectaciones ambientales del muro son desconocidas, ya que tanto la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), como la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) carecen de manifiestos de impacto ambiental debido a que la administración de Trump suspendió varias revisiones ambientales utilizando una ley de 2005, la cual exenta la aplicación de la Ley de Política Ambiental, Ley de Aire Limpio y Ley de Especies en Peligro de Extinción, entre otras, si la Secretaría de Seguridad Nacional (Homeland Security) considera la ejecución de un proyecto como interés de seguridad nacional. Dicha ley permite crear estados de excepción en materia ambiental con motivo de seguridad. De esta forma el gobierno estadounidense vulnera unilateralmente la cuenca ambiental compartida entre ambos países, so pretexto de su seguridad nacional. Debido a estas exenciones en la aplicación de la ley (que incluyen otros puntos en San Diego y Santa Teresa, Nuevo México), el gobierno de Trump ha sido demandado por el estado de California y grupos de defensa ambiental de dicho país[10]. El gobierno mexicano, por su parte, no se ha pronunciado al respecto.

Otra de las afectaciones es la cultural. Durante más de dos décadas de existencia de la valla se han realizado en ella numerosos murales que expresan elementos de la cultura e identidad fronterizas. Las pintas constituyen una parte importante del paisaje urbano de Mexicali. Muchas de ellas son protestas contra el muro y contra las injustas políticas migratorias de ambos países. El reemplazo de las vallas destruirá las obras de arte plasmadas a lo largo de los casi 4 kilómetros de estos lienzos de metal.

El pasado 11 de mayo, Thomas Gin, fundador del proyecto artístico “Calle 13”, realizó una protesta en el sitio de construcción del nuevo muro exigiendo que se entregaran los murales plasmados en las vallas que se están retirando para levantar las barras de acero. Thomas intentó rescatar un mural y después se subió a otro para evitar que fuera retirado, hasta que la policía fronteriza disparó gases lacrimógenos y lo dispersaron del lugar[11].

protesta_muro_arte

Foto: Protesta en la construcción del nuevo muro. Autor: Victor Medina Gorosave, La Crónica. Haz clic aquí para ver publicación original.

El lunes 30 de abril, Mike Pence, el ultraderechista vicepresidente de Estados Unidos, visitó la obra para recibir un informe sobre su avance. Su visita coincidió con la llegada de la Caravana del Viacrucis Migrante a esta frontera. Tan sólo unos días antes, la caravana, compuesta por migrantes centroamericanos, cruzó por Mexicali para dirigirse a su destino final en Tijuana. Trump dijo que dicha caravana representa un “peligro” para la seguridad de Estados Unidos. ¿Qué tan peligrosa puede ser una caravana compuesta por decenas de migrantes pobres? Más bien, como buen oportunista que es, Trump aprovecha cualquier motivo, por mínimo que sea, para impulsar sus planes y proyectos en torno a la “seguridad fronteriza”.

La visita de los dos altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos ha sido recibida por protestas de ambos lados de la línea fronteriza. Diversos grupos han manifestado su rechazo al muro y a la política xenofóbica de Trump. ¿Qué tan importante es este muro para el proyecto de gobierno del magnate?

wallofhate_calexico

Foto: Protesta en Calexico por la visita de Pence. Autora: Mónica Villalobos.

La economía-política de los muros y las infraestructuras (trans)fronterizas

Para entender la magnitud del nuevo muro es preciso analizar las experiencias recientes de edificación de muros o barreras que dividen territorios entre dos o más países y su función en torno a las políticas migratorias, de comercio y seguridad. El célebre Muro de Berlín, el símbolo más conocido de la Guerra Fría, por ejemplo, medía 3.6 metros de altura, 155 km de longitud y contaba con torres de vigilancia y cercos electrificados. El muro del río Evros, que divide a Grecia y Turquía, mide 4 metros de alto y fue construido en 2012 por el gobierno heleno para contener los flujos migratorios de Asia y África rumbo a Europa[12]. Cuenta con alambres de púas, cámaras de seguridad y amplias zanjas de varios metros de profundidad. El muro entre Arabia Saudita e Irak, construido desde 2014 para proteger al territorio saudí de los ataques del Estado Islámico (ISIS), mide 7 metros de altura, cuenta con torres de vigilancia, visión nocturna y cámaras de radar[13]. La barrera entre Hungría y Serbia, la cual se comenzó a edificar en 2015 por el gobierno húngaro con el objetivo de contener los flujos migratorios que buscan asilo en dicho país, mide 4 metros de alto y alcanza una longitud de 175 kilómetros[14]. Está compuesto de alambre de púas y sensores para la detección de “intrusos”.

Por su parte, el muro israelí en Cisjordania está conformado por vallas y alambradas en el 90% de su trazo y hormigón prefabricado con torretas de control militar en el 10% restante. El muro mide hasta 7-8 metros de altura y cuenta con zanjas de 4 metros de profundidad, sensores electrónicos que detectan intentos de infiltración, cámaras de vigilancia, carreteras asfaltadas de dos carriles para el tránsito de patrullas, una pista de rastreo (camino de arena allanada para detectar huellas) y seis rollos de alambre espino para marcar el perímetro del complejo fronterizo. Dicho proyecto comenzó a construirse en 2002 y su fin es alcanzar los 721 kilómetros de longitud (actualmente se lleva un avance del 57% del mismo)[15]. Esta infraestructura parece más una enorme cárcel que una frontera.

west bank security fence nyt

Frontera de Israel con Cisjordania (West Bank). Fuente: Departamento de Seguridad Israel

Casualmente dicho muro permitió al gobierno de Israel apoderarse de los suministros de agua de la zona, incluyendo el mayor acuífero de Cisjordania. También destruyó una gran cantidad de tierras de cultivo palestinas. El despojo hídrico efectuado contra Palestina mediante el muro y el control de las aguas superficiales y subterráneas de la Cuenca del río Jordán es operado por Mekorot, la compañía nacional de aguas de Israel. Existen sospechas de que dicha empresa, la cual fue denunciada en tribunales internacionales por crear un apartheid del agua hacia los palestinos, asesoró a los gobiernos federal mexicano y estatal de Baja California para elaborar sus respectivas leyes privatizadoras del agua, la Ley Korenfeld y la Ley de Aguas de Kiko Vega[16].

Otros de los muros edificados por el Estado de Israel son los de su frontera con la Franja de Gaza, Egipto, Jordania, Siria y Líbano. El más reciente proyecto de barrera relacionado es un muro subterráneo con Gaza, el cual mide más de 60 kilómetros de longitud y complementa al muro de hormigón de 7-9 metros de alto que separa esta frontera[17]. Con estas infraestructuras, el territorio ocupado por Israel está prácticamente amurallado por completo[18].

Un aspecto adicional relativo a los muros de Israel es la explotación de la mano de obra barata palestina. Miles de trabajadores palestinos viajan a territorios ocupados por Israel cada mañana cruzando pasillos y controles de seguridad (checkpoints), recibiendo tratos inhumanos y denigrantes, y regresa de la misma manera cada tarde. Existía un proyecto del gobierno de Israel por emplazar una serie de parques industriales a lo largo de la línea verde (frontera de facto Israel-Cisjordania), con la finalidad de usar la abundante fuerza de trabajo palestina localizada en la región[19]. Aunque dicho plan fracasó tras los enfrentamientos de las Intifadas, muchas fábricas persisten y emplean trabajadores palestinos. Asimismo, se estima que en los asentamientos agrícolas israelíes del valle del Jordán trabajan casi 10 mil palestinos (incluyendo infantes) a los cuales se les paga menos de la mitad o hasta una tercera parte del salario mínimo de Israel y sufren discriminación y la anulación de sus derechos laborales y seguridad social[20].

El muro de Israel-Cisjordania y el de la Franja de Gaza consolidan la neocolonización israelí sobre el territorio ocupado. Sostiene una política que incluye despojo territorial, saqueo de recursos y utilización de mano de obra super-explotable.

Mapa: los muros en el mundo. Fuente: ABC Internacional, “Los muros que dividen al mundo”. En línea aquí. Leyenda: En rojo, muros o vallas levantados para contener la inmigración. En azul, por otros motivos (terrorismo, conflictos territoriales…).

Volviendo a las características de los muros construidos recientemente, con los ejemplos anteriores vemos que el nuevo muro Mexicali-Calexico impulsado por Donald Trump es el más alto en la historia contemporánea, tan sólo equiparable a los construidos por Israel bajo pretexto de contener el “terrorismo”. De hecho, Trump citó al “muro de Israel” (sin especificar cuál de todos) como modelo para su muro fronterizo con México[21]. ¿A este nivel de amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos llega la relación con nuestro país? ¿Qué otras similitudes tienen ambas fronteras?

nuevo_muro_mxli_calexico

Foto: Nuevo muro. Fuente: La Jornada. Autor: Antonio Heras

Aparte del muro Mexicali-Calexico y la modernización de la Garita Centro entre dichas ciudades, otra de las infraestructuras transfronterizas aprobadas por Trump en la frontera de las Californias es un acueducto para importar agua desde la “futura” desalinizadora de Rosarito hacia la Mesa de Otay. Trump autorizó el acueducto mediante un permiso emitido el 16 de mayo de 2017, a casi cuatro meses de haber asumido la presidencia. Dicho permiso autoriza al Distrito de Agua de Otay adquirir y transportar agua desde la planta desalinizadora que planea construir Aguas de Rosarito, filial de las transnacionales Consolidated Waters, Degremont-Suez y NuWater[22].

Mientras Trump impulsa un muro para contener los flujos migratorios, a su vez impulsa infraestructuras para permitir la entrada de otro tipo de flujos: de agua, mediante el acueducto; de manufacturas, personas y otras mercancías mediante la modernización de la garita. ¿No resulta algo contradictorio?

Para esbozar una respuesta es preciso analizar cómo se materializa la frontera México-Estados Unidos en general, y la de Baja California-Alta California, en particular, mediante la construcción de infraestructuras fronterizas y transfronterizas, es decir, infraestructuras físicas que demarcan la frontera e infraestructuras que la atraviesan. Aunque este tema resulta de enorme amplitud, abordaremos sólo algunos elementos que nos permitan acercarnos a la comprensión de la lógica que subyace la problemática que estamos analizando.

Tecnologías trans-fronterizas

Las fronteras técnicas, es decir, las fronteras vistas como sistemas técnicos que delimitan y articulan territorios, en este caso límites políticos-administrativos de dos estados-nación, se componen de dos tipos de infraestructuras con una función específica: 1) contener flujos: bardas, muros, vallas, rejas, cercados, alambradas, minas, zanjas, entre otras; y 2) permitir flujos: aduanas, garitas, cruces, puentes, canales, túneles, carreteras, ferrovías, ductos, líneas de transmisión eléctrica, fibra óptica, cableados, etcétera.

Decimos también “frontera técnica” porque la frontera actual entre México y Estados Unidos, al igual que otras fronteras en el mundo, se ha convertido en un complejo militar con tecnología de punta. Sensores electrónicos, radares, cámaras de vigilancia, circuitos cerrados, escáners de rayos X, cámaras térmicas y de visión nocturna, drones, satélites, sistemas avanzados de comunicación, radios, teléfonos inteligentes, fibra óptica, lectores biométricos y de reconocimiento facial, sistemas computacionales ultrapotentes, inteligencia artificial, big data, sistemas de información geográfica y de teledetección, internet de las cosas, entre otras tecnologías conforman el equipamiento fronterizo. Los principales innovaciones tecnológicas, tanto de transporte, como de cómputo (microelectrónica, nanotecnología, sistemas complejos, etc.), comunicación, seguridad y armamentos se utilizan en estos complejos fronterizos. Y aún así sigue existiendo inmigración “ilegal” y el tráfico de drogas.

La mayoría de estas cambios son avances del complejo industrial-militar, utilizados en las guerras de ocupación de Medio Oriente, como en Afganistán e Irak. Las guerras dan un fortísimo impulso al desarrollo tecnológico que posteriormente se emplea para otros fines como la “seguridad fronteriza”.

A continuación analizaremos sólo dos tipos de infraestructuras agregadas a la frontera méxico-estadounidense, las relacionadas con los muros-barreras y las garitas-cruces. Omitiremos las infraestructuras relacionadas con los flujos de otro tipo de mercancías, como los son canales, tuberías, oleoductos, gasoductos, líneas de transmisión, etcétera. Ya las analizaremos en otra ocasión.

Frontera técnica México-Estados Unidos

La frontera México-Estados Unidos, cuyos límites internacionales actuales son fijados mediante los Tratados de Guadalupe-Hidalgo (1848) y la Venta de la Mesilla (1853), ha sido objeto de numerosas transformaciones técnicas que tienen como objetivo controlar y regular el intercambio de flujos. Dichas infraestructuras no sólo han transformado la forma en que se efectúan los intercambios internacionales, sino también han impactado en la conformación de lo que hoy conocemos como la región transfronteriza entre ambos países. Numerosas ciudades, como Mexicali, han surgido y se han expandido como consecuencia de la delimitación fronteriza y el desarrollo territorial producto de los distintos tipos de intercambios y flujos binacionales.

La frontera internacional terrestre entre México y EEUU mide 3,145 kilómetros de largo, de los cuales alrededor de 1,100 km tienen una barrera física compuesta por bardas de concreto, rejas o planchas metálicas. Los tramos más altos y sofisticados se encuentran en las áreas urbanas fronterizas. Inicia en la Playas de Tijuana-Imperial Beach (San Diego) en el Océano Pacífico y termina en la desembocadura del río Bravo en el Golfo de México. Cuenta con 53 cruces fronterizos, de los cuales 6 están en la frontera Baja California-California, además de un “puente aéreo” entre el Aeropuerto Internacional de Tijuana y San Diego. Uno de estos pasos, el de El Chaparral-San Ysidro, es el cruce fronterizo terrestre más transitado del mundo, con aproximadamente 30 millones de cruces al año.

muro_mexico_eu

Mapa: Barrera física y cruces fronterizos entre México-Estados Unidos. Haz clic para ampliar.

Esta frontera ha pasado de ser una simple línea imaginaria, delimitada por mojoneras (ver Streetview 3), hasta materializarse en un cerco, una valla y finalmente un muro.

Hasta 1924 existía poco control de la frontera México-EE.UU. Los trabajadores mexicanos, empleados en las minas, ferrocarriles y agricultura en territorio estadounidense, podían ir y venir sin filtros por la frontera. Ese año se crea la patrulla fronteriza y la  Ley de Inmigración, con la que se crearon los migrantes “ilegales”, exceptuando a los mexicanos[23]. A partir de entonces, la política migratoria estadounidense se basó en la dinámica de escasez y excedente de fuerza de trabajo de acuerdo a los periodos de expansión y contracción de su economía. Se implementaron programas para la atracción de mano de obra migrante, como el Programa Bracero (1942), cuando se requería inyectar trabajadores a la economía norteamericana (principalmente en la agricultura), y medidas de expulsión cuando existía sobreoferta de trabajo (1929, 1964). Durante mucho tiempo, la barrera física entre ambos países la constituía una simple cerca, con alambradas y custodiada por la patrulla fronteriza. En 1969 el entonces presidente Nixon implementa la Operación Intercept, con los que se ordena inspecciones sorpresa en todos los pasos fronterizos[24]. Para ver gráficamente la transformación en la frontera desde los años 1920s recomendamos esta publicación de Huffpost que incluye una serie de fotografías sobre cómo ha sido esta evolución. Es hasta los años 1990s cuando se comienzan a efectuar las transformaciones técnicas más importantes de la barrera divisoria.

Las infraestructuras transfronterizas del libre comercio

El actual muro o valla fronteriza México-Estados Unidos comenzó a construirse en 1994 durante el gobierno de Bill Clinton, bajo la Operaciones Gatekeeper o también llamada Operación Guardián en California, la Operación Hold-the-Line (1993) y Río Grande (1997) en Texas y la Operación Safeguard (1995) en Arizona. Estos programas se llevaron a cabo en el marco de la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Canadá, Estados Unidos y México y fueron mecanismos de precaución para detener la inmigración ilegal[25].  

Años después, tras los ataques terroristas de 2001 contra las Torres Gemelas en Nueva York, el entonces presidente George Bush creó el Departamento de Seguridad Interna (Homeland Security), el cual impuso mayores controles de seguridad en la frontera. La Patrulla Fronteriza y la Agencia de Aduana y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) fueron designados este nuevo departamento[26]. Asimismo, los asuntos de seguridad relacionados con México quedaron bajo su control (en el ámbito de Homeland, es decir, de su suelo patrio). Bajo estos mecanismos de seguridad, la zona norte de México fue definida como la contiguous defense zone o soft belly (suave vientre) de Estados Unidos, es decir, una zona de defensa adyacente al territorio estadounidense bajo control de Homeland Security[27]aumentando los controles y patrullajes en esta región. En 2003 se crea el temido ICE (Immigration and Customs Enforcement), la agencia para el encarcelamiento y deportación de migrantes.

En el documental The Fence (La barda), dirigido por Roy Kennedy, se señala que Estados Unidos, bajo la administración de Bush, gastó en 2006 alrededor de 3 mil millones de dólares en la construcción y modernización de su muro con México. Dicha inversión incluyó 19 compañías constructoras, 350 ingenieros, miles de trabajadores de la construcción y decenas de miles de toneladas de metal[28]. El pretexto del muro: evitar la inmigración ilegal, el tráfico de drogas y el terrorismo. Asimismo, se incrementó el uso de drones, aerostatos y helicópteros para vigilar las zonas del muro virtual (principalmente en el río Bravo)[29] y se incrementó el número de agentes fronterizos, pasando de 9 mil a 21 mil. Esta transformación en la frontera ocurre justo cuando Felipe Calderón entra a la presidencia de México mediante un fraude e impulsa la Guerra contra el Narcotráfico, política que ha provocado la intensificación de los flujos sur-norte de migrantes (debido al incremento en la violencia) y drogas, así como los flujos norte-sur de armas[30].

El reforzamiento del muro provocó además que los flujos migratorios se redireccionaran de las fronteras urbanas hacia las áreas desérticas e inhóspitas de la frontera. Este cambio ha provocado la muerte de cientos de migrantes que cada año intentan cruzar el desierto. La Patrulla fronteriza usa al desierto como arma para contener la migración[31]. Asimismo, se han incrementado la presencia de grupos civiles armados que patrullan la frontera. Auténticas milicias ciudadanas o paramilitares como el Arizona Border Recon, que literalmente se dedican a cazar migrantes y se coordinan con la Border Patrol[32].

mapa_operaciones_arizonaborderrecon

Mapa de las operaciones de inteligencia de Arizona Border Recon. Fuente: https://www.arizonaborderrecon.org/intel/ 

En 2008, el gobierno estadounidense inició la construcción y reforzamiento de un tramo del muro de casi 6 kilómetros entre San Ysidro y Tijuana, que abarca desde el Océano Pacífico hasta las montañas del este entre ambas ciudades[33]. El resultado es una doble y triple sucesión de barreras o vallas. La primera tiene unos 3 metros de altura y está hecha de placas metálicas gruesas. La segunda alcanza los 4.5 metros y en la parte superior está inclinada hacia el exterior con alambre de púas. En algunos puntos hay una cerca de malla más pequeña detrás de la segunda valla[34]. Este complejo incluye iluminación de alta intensidad, detectores de movimiento, sensores electrónicos y equipo de visión nocturna, además de vigilancia las 24 horas del día con camionetas todoterreno y helicópteros artillados equipados con sensores infrarrojos y cámaras de video. De esta forma, esta barrera se convierte en la zona más fortificada y patrullada de toda la frontera.

¿Por qué la diferencia de escala en el muro de la frontera Tijuana-San Ysidro con respecto al resto de la frontera? Por que California, a partir de la posguerra, se convirtió en el centro de gravedad de la economía estadounidense y en la punta de lanza del capitalismo en la Cuenca del Pacífico, lo que condujo a una potente atracción de todo tipo de inversiones, capitales y fuerza de trabajo. El desarrollo del Golden State provocó que la tendencia predominante en los flujos de capital y población en territorio estadounidense se redireccionaron en sentido este-oeste, es decir, de la Costa Este rumbo a la Costa Pacífico, concentrándose espacialmente en el sur californiano. Esto provocó un crecimiento brutal en el Producto Interno Bruto (PIB), llevando a California a constituirse en la sexta economía del mundo[35].

Un factor fundamental en dicho crecimiento ha sido la migración. La mano de obra migrante -y sobretodo la mexicana- ha constituído una parte esencial de la generación de riqueza en este estado. Se estima que en California, por ejemplo, el 70% de la fuerza laboral de la agroindustria está conformado por migrantes mexicanos que cuentan con visas de trabajo del tipo H2A utilizadas para trabajadores de los campos agrícolas[36]. La importancia de la mano de obra migrante mexicana en California es un tema que valdría el esfuerzo dedicar un artículo exclusivo.

Por otra parte, el TLCAN, al devastar el agro y destruir la industria nacional mexicana[37], provocó un cuantioso éxodo rural-urbano en territorio nacional, además de un enorme flujo migratorio sur-norte con destino a Estados Unidos. Se estima que en 2015 de 35.7 millones de personas con ascendencia mexicana que residían en Estados Unidos, el 32% eran migrantes, es decir más de 11 millones[38]. De 1990 a 2000, se pasó de casi 4.5 a 8 millones de migrantes mexicanos en territorio estadounidense y en 2010 se aumentó a 12 millones[39] (ver gráfica).

migrantes_1900-2010

Gráfica: Emigrantes mexicanos 1900-2010[40].

Según Conapo[41] la mayoría de la población mexicana residente en Estados Unidos vive en California (34%), seguida de Texas (20%) y Arizona (5.1%) (ver mapa). Una parte significativa de estos flujos migratorios se quedó en la zona fronteriza, al verse dificultados a pasar al “otro lado”.

mapa_migracion_pew_research

Mapa: Población mexicana residente en Estados Unidos. Fuente: Pew Research Center. Ver mapa interactivo.

Como mencionamos arriba, el muro en esta frontera se comenzó a construir en 1994, justo cuando entró en vigor el TLCAN y se modernizó y amplió en 2006. El reforzamiento del muro fue una anticipación al empobrecimiento y por lo tanto la migración de la población mexicana, producto de la adopción de las políticas de libre comercio (se estima, por ejemplo, que en 30 años de neoliberalismo los trabajadores mexicanos tuvieron una pérdida de 80% de su poder adquisitivo[42]) y el incremento en la violencia. ¿Qué otra modificación técnica sufrió esta frontera?

Migración, maquilización y urbanización en Baja California: fronteras de la desigualdad

Otro de los rasgos del TLCAN fue instalación de industrias maquiladoras en la frontera norte (aunque en esta región ya existían industrias de este tipo desde fines de 1960s), así como en otras zonas de México. Estos enclaves industriales de exportación aprovecharon la abundante mano de obra migrante en la frontera con EU (flujo sur-norte; y norte-sur, con la expulsión de migrantes de EU) y la mano de obra desplazada del campo que llegó a las ciudades (flujo rural-urbano). De esta forma, ambos gobiernos impulsaron la creación de corredores urbano-industriales en territorio mexicano articulados con cadenas productivas en Estados Unidos, la mayoría emplazados sobre un eje noreste-suroeste que da salida al Pacífico a las mercancías producidas en el este de los Estados Unidos (ver mapa)[43]. Dos características centrales fueron las que atrajeron a los capitales extranjeros bajo esta dinámica económica: la mano de obra super-explotable y la desregulación ambiental.

corredores_comerciales_mexico_eu

Mapa: Corredores comerciales (urbano-industriales-infraestructurales) México-Estados Unidos

Es en la frontera Baja California-Alta California y en particular, la frontera Tijuana-San Diego, donde se concentra la dinámica de flujos antes descrita, es decir, donde se condensan los flujos este-oeste y los flujos sur-norte. Ambos vectores convergen en la esquina de Latinoamérica. Por consecuencia en esta frontera los flujos son más intensos que en cualquier otra. Tanto es así que las principales ciudades de Baja California se conformaron a través de dichos flujos, distribuyendo en la franja fronteriza a casi la totalidad de la población de la entidad. Es también por esta razón que Baja California se convirtió por  algunos años en la capital maquiladora de México[44].

Tijuana es la única ciudad de la frontera norte en que su contraparte en Estados Unidos es de mayor tamaño que la parte mexicana. No sólo esto, sino que es también adyacente y parte funcional del mega-corredor urbano-industrial Los Ángeles-San Diego (ver mapa) y es una pieza importante de la red de nodos productivos del este asiático, debido a su conexión con la Cuenca del Pacífico. La industria del televisor es un ejemplo de la articulación entre Tijuana y San Diego[45]. Durante varios años Tijuana fue la capital mundial del televisor y hoy existen más de 600 maquiladoras ligadas a las industrias automotriz, aeroespacial, electrónica y de dispositivos médicos que exportan sus productos hacia Estados Unidos[46].

Mega_region_ac_bc

Mapa: Mega-región Alta-Baja California + infraestructuras de transporte y comunicación. Haz clic para ampliar.

El emplazamiento de corredores industriales-maquiladores en México y su frontera norte formó parte de una reestructuración productiva global surgida como respuesta a la crisis de sobreacumulación de capital de fines de 1960s. Aparte de la electroinformática una innovación tecnológica central en esta reestructuración mundial fue la llamada revolución intermodal. La intermodalidad o multimodalidad es la capacidad de los distintos tipos de transporte terrestre, marítimo y aéreo y sus redes para articularse en un solo sistema integrado. Esta articulación es posible mediante la nueva capacidad adquirida por todos los medios de transporte para mover cajas o contenedores estándar (containers), cualidad que permite traspasar o trasbordar rápidamente las mercancías entre los distintos tipos de vehículos, evitando los llamados “cuellos de botella” en los puntos de enlace y eliminando la necesidad de grandes almacenes en las terminales de transporte. Esto posibilita que las fábricas puedan enviarse mercancías rápidamente y producir lo que los japoneses llaman just in time[47].

Para que los corredores multimodales funcionen como una gran fábrica global integrada, el envío y recepción de mercancías entre cada enclave industrial tienen que llegar justo a tiempo, es decir, los enlaces que permiten los flujos tienen que ser eficientes. La tendencia de esta globalización productiva es reducir cada vez más los tiempos de circulación de las mercancías: anular del espacio a través del tiempo[48]. Los corredores binacionales entre México y Estados Unidos tienen la particularidad de incluir enlaces internacionales. Para que no existieran cuellos de botella en las aduanas ubicadas en los puertos fronterizos, tanto terrestres como marítimos y aéreos, fue necesario también adecuarlas a los nuevos avances tecnológicos.

De esta forma, las transformaciones en la frontera producto del TLCAN no se redujeron a las infraestructuras que frenan o contienen los flujos migratorios. También se modificaron las infraestructuras que permiten flujos, en específico, los cruces, garitas, ferrovías, carreteras, etcétera.

En 1994 los gobiernos federales de ambos países decidieron trasladar todo el tráfico de carga comercial con dirección norte de San Ysidro a Mesa de Otay. Dicha frontera se modernizó y amplió para permitir los flujos comerciales producto de la industrialización y urbanización de Tijuana. A partir de entonces se han realizado distintas transformaciones en esta frontera que han implicado la ampliación de su capacidad para permitir los intercambios comerciales.

Por otra parte, como vimos al inicio de este texto, los ocho prototipos del nuevo muro de Trump fueron instalados en esta frontera. Con esto nos preguntamos: ¿Existe en la frontera Tijuana-San Diego una dinámica similar a la de Mexicali-Calexico, de construcción de ambos tipos de infraestructuras (las que frenan los flujos y las que los posibilitan)? La respuesta es afirmativa.

garita_sanysido.png

Foto: Garita de San Ysidro. Fuente:  http://www.otaymesa.org/

En la actualidad existe un proyecto para edificar un nuevo puerto fronterizo de última generación en la Mesa de Otay, llamado Otay II, el cual incluye cruces de peaje para vehículos personales y comerciales. También se planea invertir en la Garita de San Ysidro, ampliando su capacidad peatonal e incluyendo cruces adicionales[49]. Asimismo, existe un proyecto de inversión de 122 millones de dólares para modernizar y expandir la Garita de Otay existente. Esta expansión implica duplicar la capacidad de paso de peatones y la construcción de carriles adicionales para camiones de carga para las instalaciones de importación comerciales. Asimismo, incluye un edificio del Departamento de Agricultura de EU (USDA) y la transferencia del proceso de importación de materiales peligrosos a las instalaciones de importación.[50] Estas inversiones forman parte de un conjunto de 8 proyectos que tienen como finalidad agilizar el cruce fronterizo y fortalecer las industrias de Tijuana y San Diego[51].

Otay-II-POE-Updated-Map-2017.png

Proyecto: Otay Mesa II Port of Entry/State Route-11. Fuente:
http://www.otaymesa.org/otay-mesa-ii-port-of-entrystate-route-11/ 

En las actuales negociaciones del TLCAN, el Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN) propuso la construcción de 26 cruces, puentes y puertos en la frontera entre ambos países y la ampliación de otros 137, con el objetivo de facilitar el comercio binacional vía terrestre y acabar con los congestionamientos vehiculares (tanto personales como comerciales). De acuerdo a este organismo, el comercio terrestre entre México y Estados Unidos se ha cuadruplicado desde la entrada en vigor del TLCAN, sin embargo, las infraestructuras y cruces fronterizos no han crecido con el mismo dinamismo. El BDAN busca financiar 240 proyectos de infraestructura a lo largo en la frontera, los cuales incluyen construcción de nueva infraestructura transfronteriza, así como remodelación y ampliación de la ya existente. La inversión alcanzaría los 8 mil 600 millones de dólares[52]. Asimismo, se están explorando mecanismos de Asociaciones Público-Privadas (APPs) para financiar proyectos de infraestructura fronteriza[53].

Otro proyecto importante en el marco del libre comercio es el Proyecto de Integración Tecnológica Aduanera (PITA), el cual consiste en procesos de modernización de las garitas mediante la aplicación de tecnología de automatización, firma electrónica, bases de datos de análisis de riesgo y seguimiento en tiempo real, para facilitar el tránsito de mercancías[54].

Redondeando el  argumento expuesto, existe una transformación combinada de ambas infraestructuras, las que contienen los flujos y las que los posibilitan. La modificación de ambas responde a la intensificación de las políticas de libre comercio, a la articulación desigual de las economías de ambos países, y por lo tanto, como vimos antes, a la agudización de la pobreza en México y de otras condiciones detonantes de la migración. Ambos tipos de infraestructuras se complementan. Son parte de un proceso de despojo gradual de las condiciones de vida que provoca un desplazamiento forzado encubierto por las leyes del mercado. Lo que ocurre hoy es una dinámica ya conocida, pero ahora enmarcada en un discurso neofascista y anti-inmigrante.

La frontera septentrional: Valle de Mexicali-Valle Imperial

Roberto Elenes, en su libro “Baja California, más larga que ancha”[55] realiza una historia de Baja California teniendo como hilo conductor la apertura, desde 1874, de las aduanas. Esta elección narrativa no es casual, las aduanas son elementos fundamentales en la estructuración socio-espacial de la región transfronteriza de las Californias, puesto que, como vimos antes, son los puntos nodales donde se concentran los intercambios binacionales. Sin embargo, la historia de Baja California y en particular, la de Mexicali, podría también contarse de manera más general siguiendo la geografía de las infraestructuras transfronterizas, entre ellas, el cerco-valla-muro. No es nuestro objetivo realizar este extenso recuento aquí, tan sólo traeremos a la reflexión algunos elementos de esta dinámica que nos permitan analizar lo que ocurre hoy con el nuevo muro.

El nombre de Mexicali proviene de la combinación de las palabras México y California (Mexi-Cali). De igual manera, pero en orden inverso, Calexico recibió su nombre juntando las palabras California y México (Cal-exico). Este juego de palabras no es fortuito. Ambas ciudades nacieron unidas y sus desarrollo a lo largo de poco más de un siglo ha estado estrechamente vinculado. Sin embargo, esta integración ha sido desde sus inicios una relación asimétrica comandada por capitales estadounidenses.

Los valles de Mexicali e Imperial forman parte de una misma unidad geográfica dividida y fragmentada por la línea internacional. Hasta fines del siglo XIX formaban parte de un desierto inhóspito en donde se descargaban las aguas del Río Colorado. El río fue la primera infraestructura “natural” binacional, ya que su cauce no sólo fue designado como límite fronterizo con el Tratado de La Mesilla, sino también fue declarado corriente navegable internacional por ambos países[56].

El interés por explotar ambos valles nació con la construcción del ferrocarril Southern Pacific en territorio estadounidense. Los ingenieros que laboraban en las obras se dieron cuenta de que las aguas del Río Colorado podían ser conducidas al Valle Imperial a través del Álamo, un canal localizado en territorio mexicano. En 1900, sin contar con el permiso del gobierno mexicano, la California Development Company comenzó las obras para desviar el agua del río hacia el noroeste de la línea divisora. Para ello se construyó un ramal ferroviario paralelo al canal con el que se movían los materiales y maquinaria y también se utilizaron barcos de vapor que circulaban a través del río. En 1901 comienza a funcionar la infraestructura hidráulica para irrigar el Valle Imperial, atravesando la frontera imaginaria delimitada por las mojoneras.

Es hasta 1904 que el gobierno de Porfirio Díaz otorga el permiso de servidumbre de paso del Canal Álamo, estableciendo que la mitad de las aguas que condujera dicha corriente serían para irrigar el entonces llamado Valle de Mexicali. Así, Mexicali nace como territorio de paso de aguas a Estados Unidos.

Ese mismo año se diseña la primera traza urbana integrada de ambas localidades. Calexico se edificó como la colonia de los patrones, con edificios administrativos y viviendas, mientras que Mexicali fue diseñada como lugar donde se ubican las colonias de trabajadores, pequeñas casas y bodegas. Ambas urbes se diseñaron bajo el concepto de company town, pero dividido por el límite internacional. En ese entonces la línea fronteriza era imaginaria, una simple calle que dividía ambos poblados. Durante 1904 también se instala la primera aduana o garita internacional entre ambos poblados y se autoriza a la Compañía Southern Pacific la construcción de un ramal ferroviario por el sur de la frontera para completar el tramo que comunicaría San Diego con Yuma[57]. Es así que se emplaza en el Valle de Mexicali otra “infraestructura transfronteriza de paso” hacia Estados Unidos.

La barrera física entre ambas ciudades nació con la Primera Guerra Mundial, cuando el gobierno estadounidense establece un cerco muy rústico con motivos de seguridad[58]. A partir de ahí comienza un proceso gradual de fortalecimiento de la seguridad fronteriza y de instalación de infraestructura para delimitar los flujos. Años después se instaló un cerco con alambrada y posteriormente en los años noventas se implementó el muro-valla.

Cabe señalar que en la primera mitad del siglo XX predominaron en el Valle de Mexicali las actividades económicas vinculadas a la agroindustria, controladas desde inicios de siglo y hasta 1937 por la Colorado River Land Company. Tras la expropiación de este latifundio y el reparto agrario efectuado por el gobierno de Lázaro Cárdenas, se mexicaniza el valle y se crean los ejidos. Asimismo, se comienza la construcción del ferrocarril Sonora-Baja California que en 1948 conecta terrestremente a la Península con el resto del territorio nacional. Durante ese periodo de auge agrícola (hasta su declive en 1960-1970), el ferrocarril transfronterizo y la aduana terrestre fueron fundamentales para la exportación de algodón y otros cultivos rumbo a California y la importación de bienes de consumo y maquinaria a Mexicali.

En 1965, tras el fin del Programa Bracero, se implementa en la frontera norte el Programa de Industrialización Fronteriza (PIF), con el que se se instalan las primeras plantas maquiladoras en Mexicali. A partir de ese año comienza un proceso gradual de industrialización y reorganización del espacio urbano fronterizo con la instalación de parques industriales e infraestructuras complementarias. El presidente de la Asociación de Maquiladoras de Mexicali (Index) presume que hace 50 años esta ciudad fue la cuna de la industria maquiladora en el mundo[59]. En 1973 existían 39 empresas maquiladoras que empleaban alrededor de 7000 empleados (principalmente mano de obra femenina). Para dicho año, Mexicali concentraba el 53.4% del empleo total de la maquila en el estado, superando a Tijuana, que registró 43.4% ese año[60].

El cruce fronterizo entre Mexicali y Calexico se modernizó en 1974 debido al aumento en el traspaso de materias primas y manufacturas producto de la industrialización de Mexicali[61]. Posteriormente, en 1994 se inició la construcción de la la Garita II o Garita Nuevo Mexicali (Calexico East LPOE), en el contexto de la entrada en vigor del TLCAN. Para dicho año las maquiladoras en Mexicali superaban los 120 establecimientos, con más de 20 mil trabajadores[62]. Asimismo, en las inmediaciones de la nueva garita se comenzaron a instalar nuevos parques industriales, aprovechando las facilidades de conexión con California y la cercanía con el Aeropuerto Internacional de Mexicali. Desde su inauguración en 1996, todo el flujo comercial de la Garita Centro se pasó a este nuevo cruce fronterizo. Dicha garita consta de una aduana por la que cruzan camiones de carga comerciales y otro paso por el que circulan vehículos particulares y peatones. Es la principal entrada vehículos comerciales hacia el Valle Imperial y el segundo cruce comercial más importante de la frontera Baja California-Alta California[63]En 2008 se aumentó su capacidad y 2014 se reordenó y amplió su área de exportación. Estas modificaciones respondieron al aumento en el volumen de cruces de camiones, automóviles y peatones, el cual se debió al incremento de los desarrollos industriales e inmobiliarios en el oriente de Mexicali, al aumento del cruce de trabajadores del campo que laboran en los valles Imperial-Coachella y a los nuevos proyectos carreteros creados para conectar dicho cruce con Arizona y la Costa Californiana. Se estima que en un día promedio cruzan en ambos sentidos alrededor de 32,00 vehículos privados y 2,400 camiones de carga[64].

En 2006 se anunció la construcción en Mexicali de un megaproyecto industrial llamado Silicon Border, la Frontera del Silicio. Fue anunciado como uno de los proyectos más importantes en el sector industrial del país, en especial para los sectores de alta tecnología (electrónica, semiconductores, nanotecnología, equipo de cómputo), industria automotriz y aeroespacial, biotecnología y farmacéuticos, televisores y telecomunicaciones[65]. Dicho proyecto (hoy llamado Centinela Industrial Park) se pretendía instalar en la falda oriente del Cerro del Centinela y en su diseño incluía un nuevo cruce fronterizo acompañado de una vía férrea ubicados junto al complejo industrial (ver imagen). El proyecto fracasó supuestamente tras la crisis económica de 2008-2009 y no se ha vuelto a impulsar. Por su parte, en los planes de instalación del proyecto EcoZoneMx,, el cual se anunció en 2016 y se pretendía a emplazar en la faldas de la Sierra Cucapá -inmediatamente al sur de donde se instalaría Silicon Border-, se mencionó la construcción de una línea férrea para comunicar a la nueva “ciudad industrial verde” con territorio estadounidense. Ambos proyectos fueron analizados en una publicación anterior de este blog[66].

silicon-border

Mapa: Centinela Industrial Park. En línea en: http://www.cipmx.com/sites/default/files/documents/CIP_area_map.pdf 

Siguiendo la misma línea, recientemente el gobierno de Baja California anunció el impulso del llamado Corredor Binacional Ferroviario Mexicali-Centinela, el cual consiste en “un libramiento ferroviario que permita la reubicación de la vía que actualmente cruza el área urbana de Mexicali, con el fin de agilizar y dar seguridad tanto al tránsito urbano como al propio paso del ferrocarril, lo que generará impactos positivos en la movilidad de la capital del Estado y favorecerá la creación de nuevos polos de desarrollo.“[67] Asimismo, dicho cruce internacional ferroviario está incluido el Programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población de Mexicali 2025, como un proyecto estratégico “para conducir el flujo de contenedores de Colonet hacia Estados Unidos”, el cual complementa al Corredor Industrial de Alta Tecnología Cucapá-Centinela, descrito también en el programa[68].

Por otra parte, el actual proyecto de modernización de la Garita Centro Mexicali-Calexico incluye dos fases. La primera es la construcción del cruce vehicular sobre el Río Nuevo, la cual, como mencionamos al inicio, se concluirá en noviembre próximo. Dicho cruce incluye un puente en dirección sur sobre el río Nuevo y la ampliación en el número de carriles para automóviles particulares. La segunda fase, que iniciará en 2019 con un presupuesto de 276 millones de dólares, consiste en la demolición del edificio de la garita actual, un nuevo cruce peatonal y la ampliación de carriles en ambas direcciones, entre otras modificaciones (ver imagen)[69]. De acuerdo al Departamento de Transporte de Estados Unidos, en el 2014 cruzaron por esta garita en sentido de Mexicali a Calexico un promedio de 4.7 millones de vehículos de pasajeros, con un total 7.2 millones de personas y 4.5 millones de peatones al año[70]. En ambos sentidos se tiene un cruce estimado diario de 15 mil a 20 mil vehículos y alrededor de 20 mil peatones.

modernizacion_garita_centro_mxli_calexico.png

Proyecto Calexico West LPOE.  En línea: https://www.gsa.gov/cdnstatic/Calexico_West_Site_Plan.pdf 

Video: Cruce Internacional, Mexicali B.C. Río Nuevo.

Como mencionamos al inicio de este texto, tanto la nueva Garita Río Nuevo, como el nuevo muro de 11 metros, se inaugurarán el 26 de noviembre próximo[71]. La combinación de ambos proyectos ejemplifica la dinámica que describimos en este análisis: son dos infraestructuras transfronterizas que tienen como objetivo intensificar el neoliberalismo y sus efectos. Aunque Mexicali-Calexico no es el punto fronterizo más importante del límite internacional entre ambos países, constituye un símbolo de la relación desigual México-Estados Unidos, de la subordinación de nuestro país a las necesidades de expansión del capital estadounidense y a las agresiones neofascistas de Trump.

Conclusiones desde la frontera y lo fronterizo

La revolución se extenderá en seguida como el fuego y se entablará la guerra más justa, más santa y más honrada y grandiosa que haya sorprendido el pueblo mexicano contra sus tiranos. Los grupos del interior del país no esperan otra cosa que el levantamiento en la frontera, para obrar. Obre usted pues sin tardanza para que las dilaciones no vengan a entorpecer este nuevo empuje del pueblo.

Ricardo Flores Magón (otro migrante mexicano), 1906

“¿Cómo era posible “mexicanizar”a una población que por su condición de habitantes fronterizos aislados del resto del país, estaban obligados a refrendar a diario su mexicanidad frente al pueblo destinado a convertirse en el más poderoso de la tierra: los Estados Unidos? Una mexicanidad que no podía quedar en entredicho cuando se recuerda las diversas invasiones extranjeras a territorio mexicano en el Siglo XIX, los habitantes del macizo continental no las habían enfrentado con tal entereza como sí lo hizo el pueblo bajacaliforniano, solo y su alma, sin ningún apoyo militar, aislado del resto del país y con una densidad poblacional catalogada como nimia”

Roberto Elenes

Como vimos a lo largo de este texto, las transformaciones en el muro entre México y Estados Unidos han traído aparejadas transformaciones en las infraestructuras transfronterizas que permiten los intercambios desiguales entre ambos países. Englobando el argumento aquí presentado, la función espacial de este conjunto de infraestructuras se podría resumir en su cualidad para extraer riquezas del sur y limitar o frenar la migración hacia el norte, o dicho de forma más general, concentrar la riqueza en el norte, la miseria en el sur y sostener esa polarización espacial.

A lo largo de la historia los muros han tenido distintas funciones, la mayoría vinculadas a la guerra, la defensa y seguridad de un Estado-nación. La función específica del muro entre México y Estados Unidos va más allá de este valor de uso. Su función incluye la consolidación del libre comercio y sus efectos destructivos en ambos lados de la frontera. Este muro, por lo tanto, es un muro neoliberal.

El pasado enero, Donald Trump declaró que México va a pagar indirectamente por el muro vía TLCAN, es decir, con las ganancias que obtenga Estados Unidos producto de este acuerdo[72]. Ahí sí tiene razón, pero no es un mecanismo nuevo. México lleva 24 años pagando por el muro neoliberal a través de los intercambios desiguales producto del TLCAN. Este tratado internacional se materializa en la frontera norte de México como urbanización salvaje, superpoblación relativa, devastación ambiental, una sofisticada barrera y eficientes infraestructuras para el intercambio comercial. 

Es así que en la frontera norte de México se expone uno de los límites del neoliberalismo, de la relación desigual entre ambas naciones. En lugar de ser punto de unión de iguales y por lo tanto de verdadera diplomacia, de amistad y cooperación, es un punto de agresión, enemistad, opresión,  unilateralismo e imposición. A esto nos enfrentamos hoy en Baja California.

Por otra parte, es común que en el centro o sur del país se tienda a pensar que los habitantes de la frontera norte de México estamos “agringados”, que todos hablamos inglés y que aspiramos a ser estadounidenses. Si bien pueden existir personas que encajen en ese estereotipo de transculturización y desnacionalización, la mayoría de la población fronteriza no corresponde con él.

Nicole Diesbach[73], citando a Jorge Bustamante, señala que el mexicano fronterizo tiende a reafirmar cotidianamente su identidad nacional al convivir día con día con una otredad: la cultura externa, el “otro lado”. En la frontera lo “nacional” se distingue con mayor matiz que en el centro del país, ya que es mayor el contraste con lo extranjero. Pero lo extranjero en esta frontera no sólo significa algo distinto, sino fundamentalmente algo desigual, una condición de subordinación ante lo externo. En el estudio que cita Diesbach, Bustamante afirma que la desnacionalización cultural no es un problema de vecindad geográfica, sino de clase social. “A mayor nivel socioeconómico de la población, mayor la probabilidad de pérdida de la identidad cultural nacional”.

Con el neoliberalismo, la miseria fronteriza crece cada día más. La población fronteriza se ve afectada no sólo con la pobreza que atraviesa al conjunto del territorio nacional, sino también sufre de forma inmediata los impactos de la asimetría económica entre ambos países, que se manifiesta, en parte, en las constantes devaluaciones de la moneda nacional, en la falta de soberanía alimentaria, energética y tecnológica; en las crisis económicas recurrentes; en los mecanismos de escasez y excedentes de mano de obra y otros recursos; en la desigualdad en los mercados, entre otros efectos.

Asimismo, la población de la frontera norte de México tiene un fuerte componente migrante. Este elemento demográfico está presente aún más en Baja California que en otros estados fronterizos norteños, ya que como vimos anteriormente, los flujos migratorios han sido de mayor magnitud en esta frontera, tanto de sur a norte, como de norte a sur. La identidad del migrante mexicano -y el de otras nacionalidades que cruzan esta frontera- está relacionada con la pobreza, la falta de oportunidades y el extrañamiento de la patria, así como el rechazo, exclusión y discriminación en otro país. Todo eso está inscrito en nuestro identitario colectivo.

Lo fronterizo también adquiere mayor presencia en lo cotidiano bajacaliforniano, ya que, como mencionamos antes, casi la totalidad de su población vive en la franja fronteriza con California. En lo fronterizo se incluye al muro o valla, la cual forma parte del paisaje cotidiano. La desigualdad binacional está presente ante nuestros ojos cada vez somos incapaces de ver hacia el norte un horizonte libre de obstáculos.

Baja California ha sido objeto de numerosos intentos de anexión, compra, ocupación e invasión por parte del filibusterismo de los siglos pasados y el contemporáneo. La resistencia y expulsión de los invasores siempre ha sido obra  y acción del pueblo. En la Guerra de 1847, cuando el ejército norteamericano invadió la Alta California, los californios mexicanos que ahí residían, abandonados a su suerte por el gobierno central mexicano, emprendieron una heroica resistencia ante los invasores, proclamando que California pretendía seguir siendo parte de México. Dieron su vida para evitar la pérdida del territorio nacional. Hoy los gobernantes no sólo abandonan al pueblo, sino también colaboran con el invasor. Ante este escenario, toca otra vez al pueblo no sólo emprender la resistencia, sino también expulsar a los vendepatrias.

La lucha contra el muro es una lucha contra la desigualdad, contra las relaciones asimétricas entre México y Estados Unidos. Es una lucha contra el TLCAN y demás acuerdos neocoloniales que profundizan el subdesarrollo y la dependencia de nuestro país. Es una lucha por la soberanía, la autodeterminación y la independencia. Este muro es una nueva afrenta no sólo a lo fronterizo, sino a lo nacional. En el límite septentrional es donde se ubica el peligro inmediato de perder la soberanía, por lo tanto es donde se tiene que reforzar el frente de batalla.

Como mencionamos arriba, si Trump se la pasa presumiendo en mítines la construcción del muro Mexicali-Calexico; si ya visitó los prototipos de muro en San Diego; si ya envió a esta frontera a su Secretaria de Seguridad Nacional y a su Vicepresidente; es muy probable que el magnate neofascista no deje pasar la oportunidad de celebrar con su presencia en esta frontera en noviembre próximo la conclusión de su primer “gran y hermoso muro”. Peña Nieto ya anunció su visita. Será uno de sus últimos actos como presidente. Habrá que recibirlos como se merecen, con una gran protesta pacífica, pero contundente. Que la identidad fronteriza mexicana se manifieste contra el mayor símbolo material de la asimetría binacional (el muro), contra el personaje que en hoy en día encarna esta política de desigualdad (Trump) y contra quien representa el entreguismo que nos ha sumido en la devastación (EPN).

Recordemos que las fronteras también son los márgenes donde se defiende la Patria. ¡Abajo los muros! 

agua_no_paredes

Obra: Agua, no paredes. Autora: Raisa Yavneh. Para No More Deaths/No Más Muertes. http://www.raisayavneh.com/

Fuentes


[1] El nombre completo de las empresas y sus lugares de origen son: Caddell Construction Co., LLC, Montgomery, Alabama; Fisher Sand & Gravel Co., DBA Fisher Industries, Tempe, Arizona; Texas Sterling Construction Co., Houston; W.G. Yates & Sons Construction Company, Philadelphia, Mississippi; KWR Construction Inc., Sierra Vista, Arizona; and ELTA North America Inc., Annapolis Junction, Maryland.

[2] Antonio Heras, “De hierro y descomunal, el primer tramo del nuevo muro”, La Jornada, 26/02/2018. En línea en: http://www.jornada.unam.mx/2018/02/26/politica/017n1pol 

[3] Max Greenwood, “Questions raised over border wall contract awarded to small startup”, The Hill, 02/03/2018. En línea en:

http://thehill.com/blogs/blog-briefing-room/news/376486-1st-border-wall-contract-awarded-to-startup-owned-by-firm-with; AP, “Una de las empresas que construirá el muro de Trump sólo tiene 1 empleado”, El Economista, 02/03/2018. En línea en:

https://www.eleconomista.com.mx/internacionales/Una-de-las-empresas-que-construira-el-muro-de-Trump-solo-tiene-1-empleado-20180302-0042.html 

[4] Noticieros Televisa, “Kirstjen Nielsen: Reforzamiento de muro en frontera EU-México, petición de Patrulla Fronteriza”, Noticieros Televisa, 19/04/2018. En línea en:  https://noticieros.televisa.com/ultimas-noticias/kirstjen-nielsen-reforzamiento-muro-frontera-eu-mexico-peticion-patrulla-fronteriza/ 

[5] Margery A. Beck, “EEUU: Cuestionan a empresa que erigió muro fronterizo”, The San Diego Union-Tribune, 24/03/2018..En línea en: http://www.sandiegouniontribune.com/sns-bc-amn-gen-eeuu-muro-fronterizo-sospechas-20180323-story.html 

[6] Notimex, “Trump amenaza con cerrar la frontera”, La Jornada Baja California, 29/04/2018. En línea en: http://jornadabc.mx/tijuana/29-04-2018/trump-amenaza-con-cerrar-la-frontera 

[7] AFP, “Trump enviará entre 2,000 y 4,000 militares a la frontera con México”, El Economista, 05/04/2018. En línea en: https://www.eleconomista.com.mx/internacionales/Trump-enviara-entre-2000-y-4000-militares-a-la-frontera-con-Mexico-20180405-0090.html 

[8] Jesús Esquivel, “EU pretende convertir a México en “filtro” para solicitantes de asilo y centro de detención migratorio”, Proceso, 17/05/2018. En línea en: https://www.proceso.com.mx/534654/eu-pretende-convertir-a-mexico-en-filtro-para-solicitantes-de-asilo-y-centro-de-detencion-migratorio 

[9] Alejandro García, Informe24 Mexicali. Consultado en la página de Facebook:

 https://www.facebook.com/i24Mexicali/ 

[10] Elliot Spagat, “Construction begins to replace border wall in California”, Chicago Tribune, 25/02/2018. En línea en: http://www.chicagotribune.com/sns-bc-us–border-wall-california-20180221-story.html 

[11] Víctor Medina Gorosave, Fotonota de La Crónica, 11/05/2018. Tomada de facebook.

[12] Héctor Estepa, “Europa tiene un nuevo muro”, El Mundo, 05/01/2013. http://www.elmundo.es/elmundo/2013/01/04/internacional/1357318908.html 

[13] Infobae, “Arabia Saudita levanta un muro de 1.000 km en su frontera con Irak para aislarse del ISIS”, Infobae, 14/01/2015. En línea en: https://xombit.com/2015/02/arabia-saudi-muralla-con-irak 

[14] Wikipedia, “Barrera entre Hungría y Serbia”. En línea en:  https://es.wikipedia.org/wiki/Barrera_entre_Hungr%C3%ADa_y_Serbia 

[15] Wikipedia, “Barrera israelí de Cisjordania”, En línea en: https://es.wikipedia.org/wiki/Barrera_israel%C3%AD_de_Cisjordania 

[16] Isabel Pérez, “El apartheid del agua en Palestina”, El Diario.es, 01/04/2014. En línea en:

https://www.eldiario.es/desalambre/Mekorot-apartheid-agua-Palestina_0_244976421.html 

[17] Raf Sánchez, “Israel unveils plans for 40-mile underground wall around Gaza”, The Telegraph News, 18/01/2018. En línea en: https://www.telegraph.co.uk/news/2018/01/18/israel-unveils-plans-40-mile-underground-wall-around-gaza/ 

[18] Ana Carbajosa, “Israel se convierte en una fortaleza amurallada”, El País, 13/05/2012. En línea en: https://elpais.com/internacional/2012/05/13/actualidad/1336925819_016030.html 

[19] Merton Rapport, “Capitales israelíes, mano de obra palestina. Industrias a la sombra del muro”, Le Monde Diplomatique “El Diplo”, junio 2002. En línea en: http://www.accionculturalcristiana.org/html/revista/r56/56isra.pdf; Chloé Benoist, “Palestina: 50 años de ocupación y de lucha laboral”, Equal Times, 17/11/2017. En línea en:https://www.equaltimes.org/palestina-50-anos-de-ocupacion-y#.WvOUXIjwaUk 

[20] Nadia Shabana, “La ocupación israelí asfixia a los trabajadores/as de Cisjordania”, Equal Times, 20/11/2012. En línea en:  https://www.equaltimes.org/la-ocupacion-israeli-asfixia-a-los?lang=es#.WvC_3YjwaUk; Jillian Kestler-D’Amours, “INFANCIA-PALESTINA: La mano de obra barata”, Inter Press Service, 11/05/2012.

[21] Isabel Kershner, “Trump Cites Israel’s ‘Wall’ as Model. The Analogy Is Iffy.”, The New York Times, 27/01/2017. En línea en: https://www.nytimes.com/2017/01/27/world/middleeast/trump-mexico-wall-israel-west-bank.html 

[22] Iván Martínez Zazueta, “Sobre la exportación de agua desalinizada”, Geografía Septentrional, 05/11/2017. En línea en: https://geografiaseptentrional.wordpress.com/2017/11/05/sobre-la-exportacion-de-agua-desalinizada/ 

[23] Nicole Diesbach Rochefort, “Frontera: ¿Muro Divisorio o Tejido de Relaciones?”, Estudios Fronterizos, vol. 3, no. 5, Mexicali, ene/jun, 2002. En línea en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S0187-69612002000100001&script=sci_arttext 

[24] Alisa Cromer, “Brief History: A Timeline of the U.S. Border Wall”, Worldstir, 28/01/2017. En línea en: http://www.worldstir.com/history-u-s-mexico-border-wall/ 

[25] Lynn Stephen, “Murallas y Fronteras: El desplazamiento de la relación entre Estados Unidos – México y las comunidades trans-fronterizas”, Cuad. de antropol. soc. no. 33, Buenos aires, ene./jul. 2011.

[26] Tania Montalvo, “De la barrera natural al doble muro: así ha crecido la separación fronteriza entre México y EU”, Animal Político, 07/12/2016. En línea en: https://www.animalpolitico.com/2016/12/la-barrera-natural-al-doble-muro-asi-ha-crecido-la-separacion-fronteriza-mexico-eu/ 

[27] Jorge Carrillo Olea, “El suave vientre mexicano”, La Jornada, 02/09/2014. En línea: http://www.jornada.unam.mx/2014/09/02/opinion/024a1pol 

[28] Sinópsis de “The Fence (La barda)”, Documentales HBO. En línea en: https://www.hbo.com/documentaries/the-fence/synopsis.html 

[29] Ron Nixon, “Más drones y cámaras en la frontera, mejor que el muro de Trump”, The New York Times, 22/06/2017. En línea en: https://www.nytimes.com/es/2017/06/22/mas-drones-y-camaras-en-la-frontera-mejor-que-el-muro-de-trump/ 

[30] Notimérica, “Las terribles consecuencias de una década de guerra contra el narcotráfico en México”, Nortimérica, 28/01/2017. En línea en: http://www.notimerica.com/sociedad/noticia-terribles-consecuencias-decada-guerra-contra-narcotrafico-mexico-20170128072451.html 

[31] Carrot Quinn, “El desierto es la mejor arma fronteriza contra la inmigración en Arizona”, El Diario.es, 21/02/2017. En línea en: https://www.eldiario.es/theguardian/desierto-convierte-fronteriza-mejor-baza_0_612089519.html 

[32] Fernanda Santos, “Los voluntarios armados que vigilan la frontera de Arizona”, The New York Times, 26/12/2016. En línea en: https://www.nytimes.com/es/2016/12/26/los-voluntarios-armados-que-vigilan-la-frontera-de-arizona/ 

[33] Fabiola Ayala, “Muro entre EU y México se autorizó hace 22 años con Clinton”, Publimetro, 08/11/2016. En línea en: https://www.publimetro.com.mx/mx/noticias/2016/11/08/muro-entre-eu-y-mexico-se-autorizo-hace-22-anos-con-clinton.html 

[34] Notimex, “Muro fronterizo EU-México, espinoso asunto desde hace 25 años”, Excelsior, 26/02/2016.En línea en: http://www.excelsior.com.mx/global/2016/02/26/1077507#imagen-2 

[35] Redacción, “El “milagro” que convirtió a California en la sexta economía del mundo”, BBC Mundo, 07/07/2016. En línea en: http://www.bbc.com/mundo/noticias-36730725 

[36] Ruy Alonso Rebolledo, “¿Qué tanta es la dependencia de la economía de EU a los migrantes mexicanos?”, El Economista, 02/02/2017. En línea en: https://www.eleconomista.com.mx/internacionales/Que-tanta-es-la-dependencia-de-la-economia-de-EU-a-los-migrantes-mexicanos-20170202-0052.html 

[37] Además de la privatización de infraestructuras y sectores estratégicos, la reducción del gasto público, liberalización de las finanzas, aumento de la inversión extranjera directa, entre otras medidas.

[38] Antonio Flores, “How the U.S. Hispanic population is changing”, Pew Research Center, 18/09/2017. En línea en: http://www.pewresearch.org/fact-tank/2017/09/18/how-the-u-s-hispanic-population-is-changing/ 

[39] Fuente: De 1900 a 1990: Elaboración con base en Corona Vázquez Rodolfo, estimación de la población de origen mexicano que reside en Estados Unidos, El Colegio de la Frontera Norte, noviembre, 1992. Cifra de 2000-2010: Estimaciones del CONAPO con base Bureau of Census, Current Population Survey (CPS) marzo, 2000, 2001, 2002, 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008, 2009 y 2010.

[40] Ibid.

[41] Conapo, “La Migración Femenina Mexicana a Estados Unidos. Tendencias Actuales”, México: Conapo, 2013.

[42] Centro de Análisis Multidisciplinario UNAM (CAM), “México 2018: Otra derrota social y política a las clases trabajadoras; los aumentos salariales que nacieron muertos”, CAM-Facultad de Economía UNAM, 31/01/2018. En línea en: http://cam.economia.unam.mx/1018-2/ 

[43] Andrés Barreda, “Corredores mexicanos”, No traigo cash: México visto desde abajo. Ediciones FZLN: 2001.

[44] Agencias “Se convierte Baja California en capital de maquiladoras en México”, El Mexicano, 03/18/2013. En línea en: http://www.el-mexicano.com.mx/informacion/noticias/1/3/estatal/2013/03/18/660179/se-convierte-baja-california-en-capital-de-maquiladoras-en-mexico 

[45] Emilio Hernández Gómez, Desarrollo industrial y polarización socioespacial en Tijuana, Baja California. Mexicali: UABC, 2002.

[46] Isaias Alvarado, “Tijuana-San Diego, la frontera más expuesta a los planes de Trump para NAFTA”, Univisión, 26/01/2017. En línea en: https://www.univision.com/los-angeles/kmex/noticias/relaciones-internacionales/tijuana-san-diego-la-frontera-mas-expuesta-a-los-planes-de-trump-para-nafta 

[47] Andrés Barreda, “Geopolítica, recursos estratégicos y multinacionales”. En: Revista Pueblos, 01/12/2005. En línea en: http://www.revistapueblos.org/old/spip.php?article311 

[48] Karl Marx, Elementos fundamentales de la Crítica de la Economía Política (Grundrisse) 1857-1858. México: Siglo XXI, p. 31.

[49] Otay Mesa Chamber of Commerce, “The 5 Realign Project / San Ysidro Port of Entry Expansion”. En línea en: http://www.otaymesa.org/5-realign-project/ 

[50] Otay Mesa Chamber of Commerce, “Otay Mesa Port of Entry Modernization and Expansion.  Project”. En línea en:  http://www.otaymesa.org/otay-mesa-port-of-entry-modernization-and-expansion-project/ 

[51] Gabriela Martínez, “Tijuana y San Diego apuntan a la modernización de la frontera”, El Economista, 05/03/2018. En línea en: https://www.eleconomista.com.mx/estados/Tijuana-y-San-Diego-apuntan-a-la-modernizacion-de-la-frontera-20180304-0096.html 

[52] Silvia Bautista, “Proponen construir 26 cruces fronterizos entre México y Estados Unidos”, El Sol de México, 28/09/2017. En línea en: https://www.elsoldemexico.com.mx/finanzas/mercados/proponen-construir-26-cruces-fronterizos-entre-mexico-y-estados-unidos-258993.html 

[53] SRE, “Frontera México-Estados Unidos” (presentación power point), 2015. En línea en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/9494/Presentaci_n_Frontera_Junio_2015_pdf.pdf 

[54] Revista Énfasis Logística México y Centroamérica, “Inicia proyecto PITA para modernizar aduanas”, 20/03/2017. En línea en: http://www.logisticamx.enfasis.com/notas/77423-inicia-proyecto-pita-modernizar-aduanas 

[55] Roberto Elenes, Baja California, más larga que ancha. 2016

[56]  Edna Aidé Grijalva Larrañaga, “Cuando las aguas del Río Colorado no eran nuestras”, en Sández Pérez, Agustín, Silvia Leticia Figueroa Ramírez y Margarita Barajas Tinoco (coords), Visiones y apuntes: la dinámica social en la frontera norte de México. Mexicali, BC: UABC, 2015, p. 55-88

[57] Enrique Esteban Gómez Cavazos, “El capitalismo como urbanizador de la frontera. Historia y revalorización de los primeros trazados industriales de Mexicali y Calexico”. s/f. En línea en: https://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2117/101719/50BCN_Gomez%20Enrique.pdf 

[58] Unervi González, “Historia de la franja fronteriza Mexicali-Calexico”, Enlace Informativo, 09/02/2017 En línea en: http://enlaceinformativo.net/nota.php?id_not=63092# 

[59] Ernesto Méndez, “Pese a Trump, maquiladoras de EU invierten en Mexicali”, Excelsior, 12/04/2017. En línea en: http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/04/12/1157344 

[60] Ana María Avilés Muñoz, Atlas de Mexicali: un espacio urbano en la estrategia internacional, Mexicali: UABC, 2000.

[62] Ana María Avilés Muñoz, Atlas de Mexicali: un espacio urbano en la estrategia internacional, Mexicali: UABC, 2000.

[63] California Department of Transportation, “Calexico East Port of Entry Expansion“, junio 2008. En línea en: http://www.dot.ca.gov/dist11/departments/planning/pdfs/border/08_Transportation_Border_Congestion_Relief_Program_App_Calexico_East_POE_Expansion.pdf 

[64] Imperial County Transportation Commission, “Calexico East Land Port of Entry. Fact Sheet: Expansion of Truck and Auto Inspection Lanes at the Existing LPOE”, mayo 2014. En línea en: http://www.imperialctc.org/media/managed/news/02_2014-Fact-Sheet-Calexico-East_revised5-21-14.pdf 

[65] Alejandro García, “Silicon Border, otro proyecto fallido”, La Jornada de Baja California, 27/01/2016. En línea en: http://jornadabc.mx/tijuana/27-01-2016/silicon-border-otro-proyecto-fallido 

[66] Iván Martínez Zazueta, “EcoZoneMx: Dimensiones territoriales”, Geografía Septentrional, 31/03/2017. En línea en: https://geografiaseptentrional.wordpress.com/2017/03/31/ecozonemx-dimensiones-territoriales/ 

[67] Redacción/GH, “Logra BC ampliar concesión ferroviaria ante la SCT”, La Crónica, 12/01/2018. En línea en: http://www.lacronica.com/EdicionEnLinea/Notas/Noticias/12012018/1299047-Logra-BC-ampliar-concesion-ferroviaria-ante-la-SCT.html; GobBC, “Logra Gobierno de Baja California obtener ampliación de concesión ferroviaria por parte de SCT”, 11/01/2018. En línea en: http://www.bajacalifornia.gob.mx/portal/noticia_completa.jsp?noticia=27322 

[68] Instituto Municipal de Investigación y Planeación Urbana de Mexicali (IMIP), Programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población de Mexicali 2025, marzo de 2017. En línea en: http://www.mexicali.gob.mx/transparencia/administracion/plandesarrollourbano/pducp2025.pdf 

[69] Milthon Minor, “Incluye Trump 276 millones para hacer fase dos de garita”, La Voz de la Frontera, 17/02/2018. En línea en: https://www.lavozdelafrontera.com.mx/local/incluye-trump-276-millones-para-hacer-fase-dos-de-garita-1010496.html 

[70] Redacción, “Dan inicio a obras para nueva garita Mexicali-Calexico”, El Vigia, 13/11/2015. En línea en: http://www.elvigia.net/general/2015/11/13/inicio-obras-para-nueva-garita-mexicali-calexico-217199.html 

[71] Heriberto Reyes, “Nueva garita de Mexicali será inaugurada en noviembre”, Uniradio Informa, 19/02/2018. En línea en: http://www.uniradioinforma.com/noticias/mexicali/513916/nueva-garita-de-mexicali-sera-inaugurada-en-noviembre.html 

[72] Octavio Amador, “México pagará por el muro vía TLCAN: Trump”, El Economista, 12/01/2018. En línea en: https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Mexico-pagara-por-el-muro-via-TLCAN-Trump-20180112-0018.html 

[73] Nicole Diesbach, “¿Tienen identidad nacional los fronterizos bajacalifornianos?”, en Gema López Limón, Rafael Arriaga Martínez y Nicole Diesbach Rochefort, Vivir la frontera. Pobreza, migración, violencia, trabajo y sociedad. Mexicali: UABC, 2011.

 

Anuncios
Estándar

Un comentario en “El nuevo muro Mexicali-Calexico y las infraestructuras transfronterizas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s