Análisis

A 2 años de la toma de La Rosita: gasolinazo y huachicoleo en Baja California

A modo de homenaje a

quienes valientemente

se mantuvieron resistiendo

en La Rosita

hasta las últimas consecuencias”

La madrugada del día 11 de enero de 2017 un contingente de cientos de policías federales desalojaron la planta de Pemex “La Rosita”, la cual había sido bloqueada durante una semana por un centenar de manifestantes que protestaban contra el llamado “gasolinazo”, un incremento en los precios de gasolina y diésel entrado en vigor el primer día dicho año. El bloqueo de entrada y salida de pipas comenzó el día 4 de enero y provocó que los días 9 y 10 del mismo mes, en Mexicali y en el resto del área de distribución de la planta se generara un desabasto total de combustibles[1].

Aunque este tipo de protestas ocurrió en todo el país, el bloqueo en Mexicali fue el único que provocó un desabasto total de gasolina y diésel. Durante los últimos dos días del bloqueo, las aproximadamente 250 estaciones de servicio de Pemex ubicadas en la capital de Baja California permanecieron cerradas debido a la escasez total de combustible. La ciudad estaba semiparalizada. Las filas para cruzar la línea internacional en busca de abasto de gasolina eran enormes. Las gasolineras de Calexico tuvieron varios días de ganancias récord, con incrementos de hasta un 40% en sus ventas[2]. El desabasto tuvo un impacto significativo en la población cachanilla pues, de acuerdo a un estudio de la ONU, Mexicali es la ciudad en México con mayor número de automóviles per capita[3]. La escasez de combustibles generó un estado de excepción en la cotidianeidad urbana.  

El escenario era similar a las imágenes que en los últimos días circulan en la prensa y redes sociales, donde aparecen largas filas para comprar gasolina y diésel, como consecuencia de las acciones del gobierno federal para combatir el “huachicoleo”, es decir, el robo organizado de hidrocarburos a Pemex. Esto nos motivó a escribir este texto. Por una parte, el recordar el acontecimiento de la Toma de La Rosita, el cual consideramos que fue un detonante de las masivas movilizaciones que se realizarían días después en el centro cívico de Mexicali. Por otra parte, escribimos este texto para analizar la geografía de la distribución de hidrocarburos en Baja California y hacer un esbozo sobre las consecuencias locales producto de la privatización del sector energético en México.

Vale decir que en Baja California también hay huachicoleo y también ha ocurrido desabasto (total) de gasolinas y diésel.

Sigue leyendo

Anuncios
Estándar