Análisis

A 2 años de la toma de La Rosita: gasolinazo y huachicoleo en Baja California

A modo de homenaje a

quienes valientemente

se mantuvieron resistiendo

en La Rosita

hasta las últimas consecuencias”

La madrugada del día 11 de enero de 2017 un contingente de cientos de policías federales desalojaron la planta de Pemex “La Rosita”, la cual había sido bloqueada durante una semana por un centenar de manifestantes que protestaban contra el llamado “gasolinazo”, un incremento en los precios de gasolina y diésel entrado en vigor el primer día dicho año. El bloqueo de entrada y salida de pipas comenzó el día 4 de enero y provocó que los días 9 y 10 del mismo mes, en Mexicali y en el resto del área de distribución de la planta se generara un desabasto total de combustibles[1].

Aunque este tipo de protestas ocurrió en todo el país, el bloqueo en Mexicali fue el único que provocó un desabasto total de gasolina y diésel. Durante los últimos dos días del bloqueo, las aproximadamente 250 estaciones de servicio de Pemex ubicadas en la capital de Baja California permanecieron cerradas debido a la escasez total de combustible. La ciudad estaba semiparalizada. Las filas para cruzar la línea internacional en busca de abasto de gasolina eran enormes. Las gasolineras de Calexico tuvieron varios días de ganancias récord, con incrementos de hasta un 40% en sus ventas[2]. El desabasto tuvo un impacto significativo en la población cachanilla pues, de acuerdo a un estudio de la ONU, Mexicali es la ciudad en México con mayor número de automóviles per capita[3]. La escasez de combustibles generó un estado de excepción en la cotidianeidad urbana.  

El escenario era similar a las imágenes que en los últimos días circulan en la prensa y redes sociales, donde aparecen largas filas para comprar gasolina y diésel, como consecuencia de las acciones del gobierno federal para combatir el “huachicoleo”, es decir, el robo organizado de hidrocarburos a Pemex. Esto nos motivó a escribir este texto. Por una parte, el recordar el acontecimiento de la Toma de La Rosita, el cual consideramos que fue un detonante de las masivas movilizaciones que se realizarían días después en el centro cívico de Mexicali. Por otra parte, escribimos este texto para analizar la geografía de la distribución de hidrocarburos en Baja California y hacer un esbozo sobre las consecuencias locales producto de la privatización del sector energético en México.

Vale decir que en Baja California también hay huachicoleo y también ha ocurrido desabasto (total) de gasolinas y diésel.

Sigue leyendo

Anuncios
Estándar
Análisis

Cartografía de las elecciones 2018 en Mexicali: la espacialización del descontento

 

(Haz clic en los mapas para agrandar)

Rebelión electoral

El pasado 1ro de julio el pueblo de México se rebeló en las urnas. La ciudadanía salió masivamente a votar y le ganó a la maquinaria del fraude, a la campaña de miedo, a la desinformación y manipulación mediática, a las llamadas de odio, a la compra y coacción del voto, a la alteración de urnas, a la intimidación, a la violencia y sobretodo, a la desesperanza.

El desborde popular -antes y durante la votación- revirtió todas las posibilidades de fraude y logró vencer -parcialmente- a los poderosos en su campo de juego. Fue una rebelión electoral que demostró de lo que el pueblo es capaz cuando se moviliza. Sin embargo, fue un triunfo en el que los sectores fungieron como su fuerza, más no como su dirección organizada.

El voto masivo a López Obrador fue una expresión del hartazgo y descontento social; fue un voto de esperanza, de convicción, de castigo e incluso, de resignación. Fue la forma mayoritaria en la que, en el marco del proceso electoral, la ciudadanía demostró el repudio al actual gobierno y el rechazo a las políticas neoliberales, a la desigualdad, violencia e impunidad reinantes en el país.

Si bien, detrás del empuje electoral de la coalición ganadora y del proyecto del próximo gobierno existen intereses cupulares, pactos con diversos sectores de la oligarquía y alianzas sumamente contradictorias, no es nuestro objetivo analizar aquí esta recomposición de fuerzas en el bloque en el poder. Queremos resaltar, sí, el protagonismo popular en la elección y la espacialización del descontento manifestada con el voto.

Sigue leyendo

Estándar
Análisis

Sobre las contradictorias cifras de Constellation Brands

Estándar
Análisis

El nuevo muro Mexicali-Calexico y las infraestructuras transfronterizas

El nuevo muro

Actualmente el gobierno de Estados Unidos está construyendo en la frontera Mexicali-Calexico un muro de 11 metros de alto, de los cuales 2 metros están bajo tierra. Dicha altura representa más del doble de la actual valla que divide a ambas ciudades. El muro es una variante de los ocho prototipos presentados en San Diego en octubre del año pasado por seis empresas constructoras estadounidenses (Caddel, Yates, Fisher, Texas Sterling, KWR y Elta North America[1]) y consiste en polines de acero distribuidos a lo largo de 3.6 kilómetros que comienzan en los suburbios al poniente de Mexicali y terminan en el Río Nuevo. El proyecto incluye un puente sobre dicha corriente, la cual conduce aguas negras hasta el Mar de Salton en California (ver mapa principal).

Esta obra representa el primer contrato de construcción de la valla fronteriza efectuado por el gobierno de Donald Trump. El contrato fue obtenido por la empresa SWF Constructors de Nebraska, con un costo total de 18 millones de dólares. Las obras comenzaron el 19 de febrero y se realizarán durante 300 días, concluyendo la última semana de noviembre. El término de la obra coincidirá con la inauguración del nuevo puerto fronterizo que va a sustituir parte de las instalaciones de la vieja Garita Internacional que divide el centro de ambas ciudades[2].

donald_trump_muro_sd

Foto: Trump visitando los prototipos de muro en San Diego, CA. Fuente: Wikipedia.

SWF es una pequeña empresa fundada hace un año y que aparece con un solo empleado en su oficina de Omaha. Es propiedad de Coastal Environmental Group, una compañía de construcción con sede en Edgewood, New York, que ha sido demandada decenas de veces por negarse a pagar a subcontratistas y por tener “prácticas de facturación sospechosas”[3]. Uno de estos casos fue el no pagar o pagar menos de lo acordado a 400 empleados que trabajaban en labores de limpieza relacionada con el huracán Sandy. Por la otorgación del contrato a SWF, Bennie Thompson, representante demócrata en el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, cuestionó a la titular de Homeland Security, Kirstjen Nielsen (quien visitó la obra en Calexico el 19 de abril[4]), sobre la forma en que fue efectuado el concurso de licitación[5].

El “nuevo muro” es una compostura de una valla construida en 1995 (hecha de restos de metal y asfalto reciclados), sobre la cual el gobierno estadounidense ya tenía planes de construir, así como presupuesto asignado para tal fin. Trump aprovechó tal requerimiento para instalar el nuevo modelo de muro.

Sigue leyendo

Estándar
Análisis

Constellation Brands, el saqueo del agua y la superexplotación laboral en Mexicali

Constellation Brands (CB) es una transnacional estadounidense basada en New York, que produce y comercializa cerveza, vino y otras bebidas alcohólicas. Cuenta con operaciones en Estados Unidos, Canadá, Italia, Nueva Zelanda y México, con alrededor de 40 instalaciones industriales[1] y aproximadamente 9,000 empleados (ver mapa 1).  

CB_global

[Mapa 1: Constellation Brands global]

Dicha compañía nació en 1945 como productora y comercializadora de vinos y se fue expandiendo al adquirir varias empresas en el ramo de bebidas alcohólicas. Hoy es la mayor compañía vinícola del mundo[2] y se encuentra dentro de las empresas de Fortune 500, las más grandes en territorio estadounidense.

CB es actualmente la mayor importadora de cerveza de Estados Unidos[3] y la tercera compañía proveedora de cerveza en dicho país. La empresa maneja más de 100 marcas de bebidas alcohólicas (la mayoría son vinos y cerveza “artesanal”[4] [craft beer]) y es dueña y vendedora exclusiva de las marcas de Grupo Modelo en territorio estadounidense[5]. Corona Extra, una de dichas etiquetas, es la cerveza importada más vendida en Estados Unidos y la quinta más consumida de todas las cervezas en dicho país[6].

Sigue leyendo

Estándar
Análisis

EcoZoneMx: dimensiones territoriales

(Texto elaborado en base a una ponencia presentada en octubre de 2016)

EcoZoneMx es un megaproyecto que se pretende instalar a lo largo de más de 14 mil 600 hectáreas en la falda oriente de la Sierra Cucapá en el municipio de Mexicali, Baja California (ver mapa principal). La empresa responsable del proyecto es Viz Resource Management S.A. de C.V., propiedad de la familia Vizcarra Calderón (Grupo Viz), dueños a su vez de la compañía SuKarne, la mayor agroindustria del mercado cárnico en México. Dicha firma cuenta además con una planta procesadora de carne al poniente de la ciudad de Mexicali, la cual ha sido señalada como un foco rojo sanitario y ambiental para las colonias cercanas. De acuerdo a su Manifestación de Impacto Ambiental, presentada el 25 de noviembre de 2015, EcoZoneMx, anunciado como “ciudad industrial verde”, está compuesto de nueve sub-proyectos (ver mapa 1):

  • Planta fotovoltáica: Producción de electricidad para la exportación al mercado eléctrico estadounidense (1, 203 hectáreas de páneles solares). Según afirman sus inversores, sería la planta de energía solar más grande de Latinoamérica.
  • Zona industrial de recicladoras
  • Estación de manejo, revalorización y disposición final de residuos peligrosos: la cual recibiría el 74% de los residuos peligrosos de todo el país, es decir, 6 millones de toneladas anuales de este tipo de desechos, los cuales incluyen: materiales corrosivos; radioactivos; explosivos, incluyendo sólidos y líquidos; inflamables, incluyendo desechos petroleros y plásticos y; biológico-infecciosos, incluyendo desechos hospitalarios y forenses.
  • Extracción de materiales pétreos y otros minerales: Este proceso consiste en la extracción mediante explosivos de material pétreo (piedra, arena y tucuruguay) para su procesamiento y comercialización en Estados Unidos.
  • Centro de innovación y entrenamiento en reciclaje y energías renovables
  • Zona comercial y de servicios
  • Unidad habitacional
  • Zona de conservación
  • Aprovechamiento forestal sustentable.
ecozone-mx

Mapa 1: Proyecto EcoZoneMx. Mapa de la MIA original.

En el programa general de obras o fases del proyecto se establecen los plazos para la construcción de cada etapa o sub-proyecto: en los primeros 3 años funcionaría la extracción de materiales pétreos y otros minerales. La estación de manejo, revalorización y disposición final de residuos peligrosos y el centro internacional de reciclaje y energías renovables operarían en 5 años. El resto de los proyectos están planeados para entrar en funciones en 10 años (planta fotovoltáica, zona industrial de recicladoras, zona comercial y de servicios y unidad habitacional).


En este texto buscamos aportar algunos elementos de análisis desde la Geografía para comprender las dimensiones territoriales de este proyecto en relación con el valor de uso histórico que se le ha asignado al Valle de Mexicali bajo su articulación subordinada al mercado mundial y en particular, al mercado estadounidense.

Sigue leyendo

Estándar
Análisis

Mexicali: a 6 años de la catástrofe

Texto elaborado el 4 de abril de 2016.

Desde 1973 la Comisión Federal de Electricidad (CFE) realiza explotación masiva y comercial de vapor endógeno del yacimiento geotérmico ubicado en el Valle de Mexicali, B.C., para la generación de energía eléctrica a través de la Planta Geotermoeléctrica Cerro Prieto (PGCP). Este complejo energético consta de cuatro unidades de producción independientes e interconectadas que en conjunto producen 720 MW, siendo la segunda mayor central de energía geotérmica del mundo. El proceso productivo de extracción de vapor del subsuelo produce una salmuera condensada que contiene elementos tóxicos (tales como litio, mercurio, arsénico, cadmio, boro, plomo, silice, potasio, sodio, cloro, ácido sulfhídrico, azufre, amoniaco, calcio, carbonatos, entre otros), que tanto por su elevada concentración como por su composición química son altamente nocivos para el medio ambiente y la salud de los habitantes de los ejidos y poblados aledaños a los campos geotérmicos. Esta salmuera, en volumen aproximado de 70 millones de metros cúbicos anuales, es colocada por la CFE en un amplísimo sistema de estanques o lagunas a cielo abierto, con el propósito de eliminarla del ambiente mediante el proceso de evaporación directa. Se estima que la superficie cubierta por estas lagunas alcanza los 24 km cuadrados, siendo que originalmente medía menos de un km.

Los resultados del proceso de operación de esta planta a lo largo de más de 40 años han sido: desequilibrio hidrológico, producto de la alteración de los cuerpos de agua; contaminación con aguas residuales y filtración de metales pesados en los mantos freáticos; desnivelación de terrenos agrícolas y urbanos; elevada contaminación del aire y ambiente corrosivo por la constante emisión de gases; contaminación por ruido y daños en la salud de los miles de habitantes de las 11 comunidades aledañas a la zona geotérmica, entre los que se encuentran cinco centros educativos y un Centro de Atención Múltiple, destinado a la atención y ayuda de niños y jóvenes de la zona, quienes padecen diferentes enfermedades de carácter alérgico y biológico degenerativo. Actualmente la PGCP está clasificada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) como uno de los 20 Sitios Contaminados Prioritarios a nivel nacional.

Sigue leyendo

Estándar